La desnutrición, un retrato de la crisis alimentaria en Venezuela

La desnutrición que amenaza a la vida de los venezolanos, especialmente a la de los niños, aumenta en medio de la acentuada escasez de alimentos y productos básicos que registra el país. Así lo destacó Huníades Urbina Medina, presidente de la Sociedad Venezolana de Puericultura y Pediatría (SVPP), tras afirmar que el hambre se está haciendo tan evidente que medio país ha perdido peso.

 

“Esta situación es sumamente preocupante porque vamos a tener una generación de minusválidos desde el punto de vista cognitivo, morfológico y psicológico”, advirtió Urbina Medina a la agencia ANSA. A diferencia de lo ocurrido en 1987, cuando por ejemplo en el hospital J.M. de los Ríos de Caracas se llegó a ver tres o cuatro niños con desnutrición severa, “ahora la estamos presenciando a diario”, precisó el experto.

 

“En el hospital Domingo Luciani (estado de Miranda) se reportaron entre 15 y 20 casos el mes pasado. El problema de la desnutrición es que lo que no crece y no se desarrolla en su momento no se recupera, eso es lo grave”, alertó el experto. Para Urbina, se trata de una realidad sumamente triste que está afectando a toda una generación y que no tiene precedente en el país.

“Las familias están haciendo a lo máximo una o dos comidas al día de muy mala calidad, puro carbohidrato, y eso impacta de varias de formas, sobre todo en el crecimiento del niño”, precisó. El profesional indicó que, como consecuencia de la crisis y la escasez de alimentos “tenemos unos niños que uno los ve como gordos pero lo que están es hinchados, porque están reteniendo agua: eso es lo que hacen las harinas en cantidad excesiva”.

 

En los últimos días, medios locales informaron que al menos cuatro niños murieron por desnutrición severa en el rico estado petrolero Zulia. Entre ellos está el caso de un niño de 18 meses que perdió la vida tras más de 72 horas sin ingerir alimentos, según informó la madre del pequeño al diario La Verdad.

 

Venezuela sufre una grave crisis por la caída de los precios del petróleo, escasez que alcanza el 85% de alimentos y 95% en medicinas. La inflación trepó por otra parte hasta el 180% en 2015. Según analistas locales, el aumento de los precios podría llegar este año hasta el 700%, o incluso más.

“Con esta crisis tan severa estamos arrastrando a los niños que van a la escuela, ahora ni siquiera a estudiar, sino a comer, y a toda la población que está registrando un deterioro rápido y terrible”, opinó.

 

En los últimos meses, varios maestros y padres han contado que hay chicos que se desmayan en las escuelas por hambre.

 

Según el Instituto Nacional de Estadísticas (INE), en el primer semestre del año pasado, el 33,1% de la población, es decir 2.434.035 de familias, están en una situación de pobreza. De de esa cantidad, el 9,3% -83.370 familias- en la pobreza extrema. El gobierno aumentó recientemente el salario mínimo integral, compuesto por el sueldo más los bonos de alimentación, a 65.056 bolívares (unos 63,7 dólares a la tasa del mercado paralelo), pero ante la situación crítica -sumado al bachaqueo (reventa de los productos con precios regulados)- a muchos no les alcanza para comer todo el mes.

 

Fuente: ANSA

Leave a Reply

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>