Los presos políticos de Venezuela lanzan un SOS al Papa

La huelga de hambre iniciada por los líderes de Voluntad Popular, secundada por 19 personas más, ha removido el tablero político en medio de una voraz crisis económica y cuando el chavismo ni siquiera ha decretado la fecha de las fundamentales elecciones parlamentarias.

Los 14 días que lleva sin comer el ex alcalde de San Cristóbal (López cumplió ayer dos menos) han deteriorado su salud a extremos que hasta Zeid Raad Al Hussein, Alto Comisionado de Derechos Humanos de la ONU, ha reconocido estar “muy preocupado”. Y no sólo él. “El domingo Daniel se despidió de su mamá, su vida corre riesgo y en cualquier momento puede morir. Ha perdido más de 12 kilos y en cualquier momento puede colapsar y se nos puede morir”, alertó Alberto Maldonado, alcalde de una población cercana a Sisu.

En Voluntad Popular (VP), el partido que fundó López, crece la preocupación. Su única esperanza pende de la reunión en el Vaticano entre el Papa y Maduro, que Lilian Tintori, mujer del líder radical, califica de “histórica”. Pero mientras llega, Ceballos profundiza su deterioro: usa una silla de ruedas, porta una mascarilla y duerme sobre un colchón en el suelo en un calabozo a 33 grados a la sombra, según su círculo más cercano. Tiene un riñón afectado y sólo bebe varios vasos de agua al día. “Se le durmieron parte de la boca y los dedos de las manos”, descubrió Tintori.

“Daniel dijo que esto no es una huelga para la muerte, sino para la vida, para una vida que merecen todos los venezolanos y que ahora no tienen”, añadió Patricia de Ceballos, que sólo pudo visitar a su marido durante el fin de semana pasado.

Leave a Reply

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>