Venezuela ya está en emergencia alimentaria

Venezuela entra oficialmente en estado de emergencia alimentaria. El Parlamento, dominado por la oposición, aprobó ayer una resolución que declara al país en crisis como consecuencia de la cada vez mayor escasez de alimentos. Julio Borges, diputado de la coalición opositora, Mesa de la Unidad Democrática (MUD), que propuso la declaración, indicó que el descenso en la producción de los principales alimentos alcanza ya el 87 por ciento.

 

El parlamentario, además, ha presentado un proyecto de ley para incentivar la producción nacional debido a que la economía venezolana es altamente dependiente de las importaciones. «¿Cómo fue que Venezuela se ha convertido en un país donde no se puede conseguir lo mínimo para comer?», señaló Borges. La oposición ha destacado que las expropiaciones de empresas hechas por los gobiernos chavistas han afectado a la producción nacional. «¿Dónde están los productos de las empresas expropiadas?», ha preguntado el parlamentario opositor Jony Rahal.

 

Las expropiaciones y el control de precios son algunas de las medidas impulsadas por el Gobierno para, supuestamente, abastecer de alimentos a la población venezolana. Pero esta fórmula no ha atenuado el desabastecimiento. Las filas a las puertas de los mercados siguen siendo la escena dominante en Venezuela. Este último mes han surgido protestas por la falta de alimentos y el 1 de febrero hubo una manifestación en una sucursal de la cadena de supermercados del Gobierno Mercal, en Los Teques, en el estado Miranda. ¿El motivo? la carestía de alimentos con precios regulados como azúcar, harina de maíz, café, aceite y leche.

 

El Gobierno ha reconocido la crisis tras perder las últimas elecciones legislativas. El Banco Central de Venezuela indicó en enero que un 87 por ciento de los productos de la cesta básica escasean. Esto ha convertido el tema en objeto de ásperos y frecuentes debates entre el chavismo y la oposición este año, pero de ninguno de ellos ha surgido un acuerdo sobre cómo enfrentar la crisis.

 

Más expropiaciones

Ricardo Molina, diputado oficialista, propuso la expropiación de la empresa Polar ante la Asamblea. «Más de 90% de la capacidad productiva de alimentos en Venezuela lo tiene la empresa privada», afirmó. Polar es el mayor productor privado de alimentos en este país caribeño. Ocho días atrás, el presidente Nicolás Maduro, reclamó a su propietario, Lorenzo Mendoza, que entregue la compañía al Gobierno para resolver la debacle: «Si no puedes con tus empresas, entrégale las empresas al pueblo que el pueblo sí puede».

 

Lejos de contraatacar, el empresario ofreció una serie de medidas para que el país salga del atolladero. Mientras, el chavismo insiste en culpar a la patronal de la «guerra económica» que habría causado el problema. Molina completa la lista de culpables del Gobierno con los medios de comunicación y los gobiernos extranjeros.

Leave a Reply

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>