Economia

20 de mayo: Sin dinero, sin votos

Sofía Carada
Escrito por Sofía Carada

Para garantizar su control del poder, Nicolás Maduro entregó las cajas del CLAP a los funcionarios públicos. Vendía combos de comida en los supermercados Bicentenario y llantas y suministros a los trabajadores del transporte, prometía bonos y daba sus mayores sonrisas. Me salió el tiro por la culata de todos modos. Con la hiperinflación, una grave recesión económica, el colapso de los servicios públicos, mucha corrupción, la caída en picado de la producción de petróleo y la ruptura de los servicios públicos, los sobornos políticos apenas pueden funcionar.

El presidente obrero no podía inspirar a las masas. Los resultados del 20 de mayo son una clara prueba de ello. No superó los ocho millones de votos que supuestamente obtuvo en las elecciones a la Asamblea Nacional Constituyente el 30 de julio de 2017, y es obvio por qué.

Sin comidas gratis
Para estas elecciones, como en las anteriores, la tarea más difícil recayó en los líderes comunitarios y de base. Su orden era mover al menos a diez votantes cada uno, pero sin dinero para incentivar, la gente no se presentó. El infame «hambriento y desempleado, con Maduro me paro» es una amarga burla ahora.

«No hay dinero, ni comida, ni transporte. Por eso la gente se quedó en casa, ni siquiera los bonos prometidos son suficientes. Me escondí de los coordinadores. Sólo salí para que pudieran escanear mi carnet de la patria en la estación roja, pero eso fue todo. Incluso mi hijo quiere dejar el país.»

No hay dinero, ni comida, ni transporte. Por eso la gente se quedó en casa, ni siquiera los bonos prometidos son suficientes.

Eso es lo que me dijo un miembro de UBCh de El Valle. Esta parroquia solía ser un bastión de la revolución chavista, pero ahora, el consejo comunal y los miembros de la UBCh también se quejan de la crisis, la escasez de alimentos y el transporte. Están huyendo de la crisis, yendo a Colombia, Perú y Ecuador.

«(Mis coordinadores) van a consultar con nosotros para ver por qué la gente no votó masivamente», dice el miembro de la UBCh, deseando permanecer en el anonimato.

El «voto duro» chavista ya no es tan duro.

Bajo presión
Es bien sabido que el partido de gobierno ha ofrecido incluso lo que no tienen para movilizar a sus partidarios. Siempre han utilizado coches, autobuses, jeeps, motocicletas, llamadas telefónicas constantes, mensajes de texto, notas de voz amenazantes en WhatsApp, intimidación sobre el CLAP y la entrega de medicamentos, y ahora, la presión es a través del carnet de la patria.

Más de 16 millones de venezolanos están registrados en este sistema, que el gobierno llama «protección social». Semanas antes de las elecciones, en las zonas de bajos ingresos, el aparato de gobierno actualizó el censo, pidiendo los gastos familiares y si eran parte de algún programa social, en caso de que alguien perdiera su carnet de la patria.

En Antímano, otra de las parroquias llamadas revolucionarias, los responsables del CLAP tenían la tarea de incorporar a la red de control social a los electores, ya fueran chavistas o simples ciudadanos que viven en la zona, para garantizar el acceso a la alimentación.

Se pidió a las comunidades de base que no trajeran a diez, sino a 30 personas a las urnas, y no lo hicieron.

Por la tarde se hizo una llamada para iniciar la operación «Salir a votar». Se pidió a las comunidades de base que no trajeran a diez, sino a 30 personas a las urnas, y no lo hicieron. No les importaban las amenazas que se hicieron cuando el ANC fue elegido, cuando se les dijo que se les quitarían las cajas de comida y que no habría más entregas de viviendas.

Los jeeps y las motocicletas también estuvieron ausentes el domingo. El despliegue habitual fracasó y el gobierno quedó confundido y conmocionado. Ni siquiera trajeron autobuses como lo hicieron para el evento de clausura de la campaña.

«Todo el tema de los recursos abrió una brecha», dice Carlos Julio Rojas, líder del Frente de Defensa del Norte de Caracas. «No hubo movilización para la comida, ni siquiera hubo dinero para los colectivos. No estaban patrullando los centros de votación, ni siquiera en los barrios pobres. Creo que los chavistas ya no tienen la gente que decían tener, ahora la gente protesta más por los servicios públicos y eso es algo que el gobierno no sabe cómo resolver».

Un reloj que hace tictac
El chavismo regalaba pescado y no enseñaba a pescar.

Para las elecciones del año pasado, el aparato seguía funcionando en zonas de bajos ingresos porque todavía había dinero para asegurar el apoyo. Eso ya no es verdad.

La máquina chavista mostró signos visibles de tensión el pasado 20 de mayo. No tener recursos significa no tener capacidad logística y, aunque no lo digan, tal vez lo que más molesta al gobierno es que la gente de los barrios bajos ya no lo acepta.

El chavismo regalaba pescado y no enseñaba a pescar. Ahora le toca a la oposición crear un consenso y canalizar la insatisfacción que incluso los llamados chavistas están demostrando.

Cuando Maduro volvió a ganar en 2013, obtuvo 7,5 millones de votos. Esta vez obtuvo 6,1 millones. Parece que la Revolución tenía gente de sobra…. mientras entrara el dinero.

Sobre este autor

Sofía Carada

Sofía Carada

Dejar un comentario