Economia

EE.UU. permitirá demandas por confiscación de propiedades en Cuba: Oficial

Sofía Carada
Escrito por Sofía Carada

Aumentando la presión sobre Cuba, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, está a punto de permitir demandas contra empresas extranjeras que se han beneficiado de la confiscación de empresas estadounidenses por parte de Cuba después de la revolución de 1959, dijo el martes un alto funcionario de la administración.

La medida marca un cambio en más de dos décadas de la política de EE.UU. hacia Cuba.

La Ley Helms-Burton de 1996 dio a los estadounidenses el derecho de demandar a las empresas que se beneficiaran de propiedades que Cuba confiscó, pero todos los presidentes de los EE.UU. desde Bill Clinton han suspendido la cláusula clave -Título 3- por temor a alienar a los aliados de los EE.UU. y a complicar las relaciones con Cuba.

Cuando se aprobó inicialmente la ley, la Unión Europea, cuyas empresas tienen intereses de larga data en la isla y están preocupadas por las repercusiones legales en los tribunales de los Estados Unidos, se opuso firmemente a ella.

Pero Trump ha estado volviendo a los esfuerzos de Estados Unidos de tratar de debilitar al gobierno cubano.

Su predecesor, Barack Obama, normalizó las relaciones con Cuba, suavizó las restricciones de viaje para los norteamericanos y para él mismo en La Habana, diciendo que medio siglo de esfuerzos estadounidenses para derrocar al régimen habían fracasado.

No más exenciones
El martes, el alto funcionario del gobierno dijo que en el futuro, no habrá más exenciones. El funcionario habló con la condición del anonimato antes del anuncio oficial.

La administración Trump había señalado planes para terminar con las renuncias. Está dando el paso en represalia por el apoyo de Cuba al asediado presidente venezolano Nicolás Maduro. Estados Unidos apoya al líder de la oposición Juan Guaido, quien se declaró presidente interino de Venezuela a principios de este año, diciendo que la presidencia de Maduro era ilegítima.

Se espera que el NSA John Bolton discuta la nueva política durante un discurso el miércoles en Miami, que es el hogar de miles de exiliados e inmigrantes de Cuba, Venezuela y Nicaragua.

El discurso en la Asociación de Veteranos de Bahía de Cochinos se pronunciará en el 58º aniversario de la fallida invasión de Estados Unidos a la isla en 1961, un intento de derrocar al gobierno cubano.

El gobierno cubano no respondió inmediatamente a una solicitud de comentarios de la agencia de noticias Reuters. Pero la Asamblea Nacional del país, reunida este fin de semana, declaró la Ley Helms-Burton «ilegítima, inaplicable y sin efecto legal».

El presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, dijo el sábado en un discurso que EE.UU. «ha hecho retroceder al peor nivel las precarias relaciones con nuestro país… tratando de activar la odiosa Ley Helms-Burton, que pretende devolvernos en principio a… cuando éramos una nación esclava de otro imperio».

Entre las empresas extranjeras que más invierten en Cuba se encuentran la minera canadiense Sherritt International Corp y la española Melia Hotels International SA. Compañías estadounidenses, incluyendo aerolíneas y compañías de cruceros, han forjado negocios en Cuba desde la relajación de las restricciones bajo Obama.

Defendiendo la decisión de la administración, el alto funcionario estadounidense dijo que permitir demandas relacionadas con Cuba causaría sólo un «golpe» en el mundo de los negocios, pero que enviaría un mensaje de la resolución de Estados Unidos contra La Habana.

Además de detener cualquier otra exención, la administración comenzará a aplicar el Título 4 de Helms-Burton, que requiere la negación de visas y la exclusión de los EE.UU. de aquellos involucrados en el «tráfico» de propiedades confiscadas en Cuba.

Sobre este autor

Sofía Carada

Sofía Carada

Dejar un comentario