Economia

El FMI niega presionar a Venezuela para que publique datos, informa Reuters

Sofía Carada
Escrito por Sofía Carada

El Fondo Monetario Internacional (FMI) admitió el jueves que no había presionado a Venezuela para que publicara los indicadores económicos después de años de silencio.

Reuters informó que dos de sus fuentes dijeron que la publicación sorpresiva de los datos esta semana se debió a la presión de China.

Una fuente dijo que China esperaba que la publicación de las cifras ayudaría a que Venezuela cumpliera con el FMI, lo que haría más difícil para la institución reconocer al líder de la oposición, Juan Guaido, informó Reuters.

Datos oficiales de Venezuela
El Banco Central de Venezuela publicó esta semana datos económicos desalentadores que muestran una inflación galopante, una caída en picado de los ingresos petroleros y una caída catastrófica del Producto Interno Bruto (PIB) del país sudamericano.

Las cifras oficiales -publicadas el martes por el Banco Central de Caracas- muestran una severa contracción del 22,5 por ciento en el PIB del tercer trimestre de 2018. Es el decimonoveno trimestre consecutivo en el que la economía se ha contraído.

El gobierno del presidente Nicolás Maduro había publicado por última vez los datos económicos en 2015, cuando la caída de los precios mundiales del petróleo comenzó a afectar a la economía socialista de Venezuela.

El banco central dijo que la inflación mensual para abril de 2019 fue de 33,8 por ciento, por debajo del 197 por ciento de enero y una aparente mejora sobre el 130.060 por ciento de hiperinflación observado en 2018.

Pero los ingresos petroleros -que representan más del 95 por ciento de los ingresos de exportación de Venezuela- disminuyeron de 31.500 millones de dólares en 2017 a 29.800 millones de dólares el año pasado, tras haber caído ya de 85.000 millones de dólares en 2013.

Grave crisis económica
Durante la última media década, el tamaño de la economía venezolana se ha reducido a la mitad, aunque el país sigue teniendo las mayores reservas de petróleo del mundo.

«La cifra del PIB publicada por el Banco Central está en línea con la contracción del 25 por ciento proyectada por el Fondo Monetario Internacional para 2019», dijo Paula García Tufro, subdirectora del Centro Latinoamericano Adrienne Arsht en el Consejo Atlántico.

«Por otra parte, la cifra de inflación de 130.060 por ciento, aunque un posible reconocimiento de la crisis económica en curso, sigue estando muy por fuera de las proyecciones del FMI, que estiman un nivel de inflación de 1,37 millones de por ciento para 2018 y proyectan una inflación de 10 millones de por ciento para 2019», dijo García Tufro.

El Congreso venezolano, controlado por la oposición, ha dado a conocer sus propias cifras desde 2017, y el gobierno en general guarda silencio sobre los datos económicos.

El Congreso dijo que la inflación de abril fue del 44,7 por ciento, mientras que en 2018 llegó a 1,7 millones por ciento, 13 veces la cifra oficial. La estimación del FMI fue de 929.797 por ciento, a medio camino entre las cifras oficiales y las de la oposición.

Según Bloomberg, la inflación ha disminuido un poco como resultado de las restricciones monetarias impuestas por el gobierno que obligan a los bancos a depositar grandes cantidades de dinero en el banco central.

Esto impide que se otorguen préstamos a los venezolanos que de otro modo utilizarían los fondos para comprar dólares del mercado negro, lo que exacerba la caída de la moneda. Pero la restricción de la oferta monetaria también restringe la actividad económica. Al mismo tiempo, el gobierno ha relajado los controles cambiarios para ayudar a facilitar la recuperación económica.

«El régimen de Maduro ha estado tomando medidas discretas para liberalizar la economía», añadió García Tufro. «Es posible que el gobierno perciba que la postura de no reconocer la terrible realidad económica que siente el pueblo venezolano es insostenible».

«Sin embargo, es más probable que estos datos sean utilizados como parte de una narrativa oficial por parte del régimen de Maduro que busca señalar las sanciones externas como la causa del colapso económico», dijo.

Pero García Tufro dijo que los últimos datos confirman que «la grave crisis económica estaba muy avanzada antes de que se intensificaran las sanciones contra Venezuela y, lo que es más importante, antes de la imposición de las sanciones de EE.UU. al petróleo venezolano en enero de 2019».

Colapso en la salida
A medida que la inversión petrolera se evaporaba en los últimos años, los niveles de producción se hundían. La economía caótica y disfuncional ha profundizado la desesperación de la población, ya que el valor de los salarios se ha desplomado.

«Una gran caída en los ingresos de las exportaciones de petróleo nunca es buena», dijo Brad Setser, economista del Consejo de Relaciones Exteriores. «Obliga a los países con reservas limitadas – y capacidad limitada de endeudamiento – a recortar sus importaciones, y generalmente crea presión presupuestaria».

«La mayoría de los exportadores de petróleo dependen de la aplicación de impuestos a las exportaciones de petróleo, y las ganancias de sus compañías petroleras estatales constituyen una gran parte de sus ingresos», dijo Setser.

Y las sanciones petroleras impuestas por Estados Unidos no han hecho más que intensificar la situación. Con las exportaciones de petróleo en continuo descenso, la crisis podría empeorar.

«El impacto de la caída de las exportaciones petroleras venezolanas ha superado con creces las dificultades esperadas», agregó Setser. «El colapso de la producción en Venezuela refleja tanto un choque externo real por la caída de los ingresos petroleros como la mala gestión de la economía venezolana».

«El resultado ha sido una de las mayores caídas de producción experimentadas por cualquier país que no esté en guerra», dijo Setser.

Sobre este autor

Sofía Carada

Sofía Carada

Dejar un comentario