Economia

Saber establecer correctamente el presupuesto familiar

presupuesto familiar
Avatar
Escrito por Miguel

Al concluir un año y una etapa de vida, es necesario pensar la posibilidad de plantearse un presupuesto que aporte tranquilidad y permita ahorrar para cubrir una urgencia o cualquier hecho imprevisto de salud.

Elaborar un presupuesto permite verificar gastos de acuerdo a la relevancia de cada situación para poder ajustarse según los requerimientos mensuales, a la vez que ayuda a planificar y contar con una guía para tomar las decisiones financieras más adecuadas. 

El seguro de vida como parte del presupuesto anual

Es ideal contar con la seguridad y confianza que ofrece un seguro médico o seguro de vida, como los Seguros del Pichincha, algo indispensable para tener en cuenta cuando llega el momento de estructurar un presupuesto. Contar con una póliza de una empresa aseguradora es una herramienta financiera que sirve como inversión de futuro. Es importante estar protegido ante cualquier riesgo, y los Seguros del Pichincha son la mejor alternativa para cualquier familia. 

Distinguir las necesidades de los deseos

Entre las necesidades que hay que satisfacer en un presupuesto, se encuentran categorías evidentes e ineludibles, como la alimentación, la salud, los servicios y la ropa. Es importante destinar una cantidad al ahorro, porque esto aumentará la seguridad financiera de la familia o la persona. Una vez calculados los gastos básicos se podrá pensar en dinero para antojos, pequeños lujos o caprichos.

Las categorías en un presupuesto

Es necesario crear una lista de categorías que incluya desde las más importantes hasta las prescindibles. Las categorías más comunes, según los requerimientos de cada caso, suelen ser las siguientes:

  • Alimentos.
  • Servicios.
  • Medicamentos y salud.
  • Transporte.
  • Pago de deudas.
  • Fondo para algún gasto extra.
  • Ahorro.
  • Diversión.
  • Otros.

En los gastos extra pueden englobarse los regalos de cumpleaños, las vacaciones, compras de artículos no habituales para el hogar o gastos de fiestas.

Planificar mensualmente según el dinero que se ingresa

Lo primero, si se trata de un presupuesto mensual, es comprobar la cantidad de dinero que se dispone: en la cuenta del banco, en efectivo y el ingreso por salario de trabajo. Este total se debe dividir según las categorías: cuánto hay que destinar para la alimentación, cuánto para pagar los servicios, y así sucesivamente, con el fin de crear un plan de gastos.

Un regalo ideal que aporta seguridad

La salud y las urgencias no avisan de su llegada, por lo que los seguros de vida deben ser parte de un presupuesto con el fin de contar con el dinero necesario según el valor de la póliza para el pago mensual, lo que le permite al grupo familiar contar con la convicción de poder solventar una eventualidad de cualquier tipo, que puede ser cubierta perfectamente por este tipo de contrato con una aseguradora sin tener que desequilibrar el presupuesto estimado.

Los planes de seguro según el presupuesto

Es ideal presupuestar un plan de seguros con una aseguradora que incluya todos los servicios según las distintas pólizas: personal, para los niños, familiar, para empresas y servicios para bróker

Si las categorías del presupuesto están bien distribuidas y asignadas, e incluyen el precio de la póliza, cuando surja una emergencia, la planificación no se tambaleará ni se crearán saldos negativos.

El saldo positivo y el saldo negativo

Si al sumar los gastos de las distintas categorías, el saldo da positivo, significa que el presupuesto está adaptado a las necesidades; y si queda dinero adicional, se puede destinar al ahorro o para satisfacer un deseo o gusto.

Si el saldo es negativo, esto es un indicativo de problemas: el presupuesto no se ajustó a las necesidades reales, porque falta dinero para financiar todos los gastos. Para solventar esto en el mes siguiente, hay que mirar en qué categorías se pueden recortar los gastos y si aún sigue apareciendo un balance negativo, hay que reducir más en esa categoría o en varias.

Otra opción es aumentar los ingresos con una entrada adicional de dinero que aporte algún miembro de la familia, para sacar provecho económico de alguna habilidad específica o hobby que sea posible comercializar, y así lograr una cantidad de dinero que cubra el dinero faltante del presupuesto.

Atenerse a la planificación de los gastos es lo que permitirá cubrir las necesidades básicas y eliminar el saldo negativo. En este sentido, la disciplina es la clave para lograrlo. 

Sobre este autor

Avatar

Miguel

Dejar un comentario