Economia

Las sanciones de EE.UU. a Venezuela probablemente se sumarán a los males del pueblo

Sofía Carada
Escrito por Sofía Carada

«Tengo una pensión de 40.000 bolívares[$4.005]. Con eso, puedo comprar dos kilos de queso. Mi hijo está en Perú y me voy a vivir con él, pero no puedo llegar aquí», dijo María Eugenia Castillo frente a la embajada peruana en Caracas.

Estaba llorando y desesperada. Ella ha estado esperando una visa humanitaria para ir a Perú durante meses, pero aún no ha llegado.

Historias como la suya son frecuentes en Venezuela en estos días mientras el país lucha con una crisis económica que ha obligado a millones de personas a huir. Ahora los Estados Unidos han impuesto más sanciones que sin duda harán la vida más difícil a muchos de los que quedan.

En el pasado, Estados Unidos impuso sanciones a individuos venezolanos vinculados al gobierno de Maduro y a PDVSA, la compañía petrolera estatal de Venezuela, acusándolos de graves abusos a los derechos humanos, narcotráfico y corrupción.

Ahora están llevando las cosas más lejos, confiscando activos venezolanos en los Estados Unidos y prohibiendo a las empresas estadounidenses hacer negocios en el país.

«Una forma de resumir esto a un negocio, por ejemplo, es:’¿quieres hacer negocios en Venezuela o quieres hacer negocios con Estados Unidos?

«Y creo que para cualquier corporación internacional, ya sea con sede en Estados Unidos, europea, dondequiera que esté, a los consejos de administración y accionistas, debería preguntarle a su gerencia si vale la pena arriesgarse por un poco de ingresos del gobierno ilegítimo de Maduro, si vale la pena arriesgar sus negocios en Estados Unidos».

Las sanciones básicamente bloquean cualquier tipo de negocio con el gobierno venezolano. Pero las empresas privadas también están preocupadas por lo que se llama «exceso de cumplimiento», lo que significa que para evitar la ira de Estados Unidos, la gente simplemente se alejará de tratar con las empresas venezolanas por completo.

Para Estados Unidos y docenas de otros países que se reunieron en Lima en la Conferencia para la Democracia en Venezuela, Caracas necesita un cambio político y económico.

En su declaración final, la mayoría de ellos reconoció la necesidad de elecciones presidenciales, a pesar de que el mandato del presidente Nicolás Maduro finalizará en 2025.

Países como Rusia y Turquía no asistieron, diciendo que la conferencia ha sido tomada por los EE.UU. y su intento de derrocar a Maduro.

Justo cuando la tensión entre Venezuela y Estados Unidos se intensificó una vez más, el gobierno y la oposición están manteniendo conversaciones en Barbados con Noruega como mediador.

«Lo que confirma este acompañamiento de nuestros aliados más importantes es que estamos actuando en todos los frentes de batalla necesarios para lograr una solución a la crisis, que es lo que todos los venezolanos quieren», dijo el líder de la oposición, Juan Guaido.

«El mecanismo del Reino de Noruega continúa porque lo que estamos generando son las condiciones para una solución real a la crisis, como siempre hemos dicho».

Pero la mayoría de las personas con las que se habla en las calles no tienen fe en las negociaciones.

Creen que el gobierno ha utilizado las negociaciones en el pasado para ganar tiempo. Otros simplemente quieren salir y escapar de las dificultades a las que se enfrentan cada día.

Aunque EE.UU. dice que las nuevas medidas no afectarán el suministro de medicamentos, alimentos o ropa, el gobierno dice que las últimas sanciones constituyen un embargo económico total.

Culpa a los Estados Unidos de las consecuencias que las medidas tendrán para la población. También hacen un llamamiento a las Naciones Unidas para que investiguen por qué se aplicaron las sanciones.

«Es hipócrita decir que estas llamadas sanciones, estos decretos ejecutivos protegen las compras de medicamentos. Eso es falso porque sólo es posible comprarlos a través de bancos de transacciones. Hay que pagar por ello y no se puede pagar porque no se puede utilizar el sistema financiero internacional», dijo el Ministro de Relaciones Exteriores Jorge Arreaza.

La mayoría de los analistas dicen que las sanciones no funcionarán.

«Al igual que sucedió en países como Irán y Corea del Norte, la población se empobrece. El país se empobrece y los líderes permanecen en su mayoría porque la población se vuelve cada vez más dependiente», dijo Luis Vicente León, un analista con sede en Caracas.

Sobre este autor

Sofía Carada

Sofía Carada

Dejar un comentario