Economia

Maduro de Venezuela dice que las conversaciones con Noruega buscan una «agenda pacífica»

Sofía Carada
Escrito por Sofía Carada

Las conversaciones de esta semana en Noruega con representantes del gobierno venezolano y de la oposición buscaron «construir una agenda pacífica» para el país sudamericano en crisis, dijo el presidente Nicolás Maduro.

El Ministerio de Asuntos Exteriores de Noruega, que tiene una tradición de mediación de conflictos, dijo el viernes que las conversaciones se encontraban en una «fase exploratoria».

Los representantes de cada una de las partes llegaron al país nórdico esta semana, señalando un nuevo enfoque para poner fin a meses de tensión que se intensificaron tras el fracaso del levantamiento del mes pasado, encabezado por el líder de la oposición Juan Guaido, que pidió a los militares que derrotaran a Maduro.

En lo que va del año, docenas de personas han muerto en protestas de la oposición contra el gobierno de Maduro. Una recesión económica ha llevado a más de tres millones de venezolanos a emigrar, huyendo de la hiperinflación y de la escasez de alimentos y medicinas.

El partido socialista en el poder, el PSUV, que durante mucho tiempo ha dicho que está abierto al diálogo, ha apoyado las conversaciones.

Pero muchos sectores de la oposición siguen siendo escépticos, argumentando que Maduro ha utilizado en el pasado el diálogo como una táctica de estancamiento para mantener su control del poder a medida que los niveles de vida declinaban constantemente en la nación rica en petróleo.

El ministro de Asuntos Exteriores, Jorge Arreaza, dijo que el gobierno está dispuesto a sentarse en Oslo o en «cualquier otro lugar».

«Todas las iniciativas son posibles con nuestra constitución sobre la mesa», dijo Arreaza a la corresponsal de Al Jazeera, Lucia Newman.

«No con una pistola, no con un orden imperial, sino con nuestra constitución. Las opciones que[Estados Unidos y la oposición] están proponiendo no están en la constitución», agregó.

Una profunda lucha de poder
Venezuela se vio inmersa en una profunda lucha de poder en enero cuando Guaido, el líder de la Asamblea Nacional controlada por la oposición, invocó la constitución para asumir una presidencia interina, argumentando que la reelección de Maduro en 2018 era ilegítima.

Estados Unidos y muchos países europeos han reconocido a Guaido como el líder legítimo de Venezuela, pero Maduro mantiene el control de las funciones estatales y el apoyo de los altos mandos, así como de aliados como Rusia, Cuba y China.

El legislador opositor Stalin González y dos asesores representaron al lado de Guaido, mientras que el Ministro de Información Jorge Rodríguez y el Gobernador del Estado Miranda Héctor Rodríguez fueron a Oslo en nombre del gobierno.

Cada parte se reunió por separado con mediadores noruegos, pero no hubo ninguna reunión entre el gobierno y los representantes de la oposición, dijo González a los medios de comunicación locales. No estaba claro de inmediato si la mediación continuaría.

Hablando con miembros de las fuerzas armadas, Maduro dijo que sus representantes «fueron a Noruega para liderar la delegación de Venezuela al inicio de una exploración en una conversación y diálogo con la oposición venezolana para construir una agenda pacífica para el país».

Guaido se mostró más tibio, twitteando el jueves que cualquier «iniciativa de mediación» debería comenzar con el «fin de la usurpación», una referencia a la renuncia de Maduro.

Guaido ha expresado una creciente apertura a una posible intervención militar estadounidense para resolver la crisis de Venezuela y dijo que su enviado a Washington se reunirá con el Comando Sur de Estados Unidos el próximo lunes.

Guaido dijo que se reunirá con diplomáticos de países europeos y latinoamericanos que llegaron a Caracas esta semana como parte del llamado Grupo de Contacto Internacional sobre Venezuela.

Sobre este autor

Sofía Carada

Sofía Carada

Dejar un comentario