Economia

Venezuela quiere vender bonos, pero ¿quién los va a comprar?

Sofía Carada
Escrito por Sofía Carada

Todavía no se ha producido la llamada «venta de fuego» de los bonos del Estado venezolano después de que el banco de inversión mundial JPMorgan los retirara de sus índices de los mercados de bonos populares a principios de este mes, pero la situación se va a volver más interesante.

El banco comenzará oficialmente el miércoles un proceso de eliminación gradual de los bonos durante cinco meses. Pero para un administrador de dinero que todavía necesita vender sus tenencias de deuda venezolana, encontrar compradores es una tarea difícil.

La mayor parte de los 60.000 millones de dólares en bonos emitidos por el gobierno venezolano y la petrolera estatal del país, PDVSA, no ha pagado intereses desde hace años. El mercado ha estado prácticamente congelado desde que las sanciones impuestas por los Estados Unidos prohibieron su comercialización en enero.

Washington esperaba que la medida impidiera que la administración del presidente Nicolás Maduro desvíe fondos de la compañía petrolera para mantener su control del poder. Eso no ha funcionado, pero la contracción de los bonos sí.

La repentina interrupción del comercio significó que JPMorgan no tuvo más remedio que cortar a Venezuela. Si bien evitó la opción nuclear de expulsar la deuda del país, redujo el peso del índice a cero, lo que tiene un efecto similar.

Esto significa que los miles de gestores de fondos que comparan su rendimiento con los índices de JPMorgan se enfrentan a un dilema: vender los bonos al precio que sea -actualmente están marcados a sólo 15 centavos por dólar- o mantenerlos alejados del índice.

«Comenzaremos a hacer algo esta semana, ya que tendremos que realinear los fondos con el punto de referencia», dijo un gestor de fondos senior de un importante banco de inversión de EE.UU. que solicitó el anonimato mientras la venta estaba en curso. «Veremos cómo es el mercado.»

Se espera que los Fondos Cotizados (ETFs) que más se asemejan a índices como el de JPMorgan también sean vendedores forzados de deuda venezolana.

Se estima que los ETFs poseen alrededor del tres por ciento de los 3,2 billones de dólares de la deuda de los mercados emergentes que ahora están en circulación, de modo que si esto se compara con los 60.000 millones de dólares de bonos de Venezuela, entonces hasta 1.800 millones de dólares podrían estar potencialmente a la venta.

El más grande en la esfera de los mercados emergentes, el iShares JPMorgan USD EM Bond ETF de BlackRock, tiene casi $80 millones de bonos venezolanos y PDVSA de acuerdo a su última presentación. Sin embargo, tiene el margen de maniobra para invertir tanto como el 20 por ciento de sus activos fuera del índice en casos especiales. Una portavoz se negó a decir lo que haría en el caso de Venezuela.

«Esto es una pesadilla para los fondos pasivos», dijo Jan Dehn, que trabaja en Ashmore, un fondo activo de mercados emergentes con sede en Londres.

Posee bonos del gobierno venezolano en mora, así como los bonos más solicitados de PDVSA 2020, garantizados por la empresa petrolera Citgo, filial de la refinería estadounidense.

Dehn está vigilando de cerca cualquier oferta que aparezca. «No hay nada mejor en las finanzas que la venta forzada. Es algo hermoso», dijo.

Consultas descaradas
Sin embargo, muchos de los venezolanos están a la espera.

Los grandes fondos estadounidenses T Rowe Price, Greylock Capital, Fidelity y GMO forman parte de un grupo de acreedores que se ha formado con la esperanza de dar forma a un posible acuerdo de reestructuración en caso de que Maduro se viera obligado a abandonar su cargo.

El director de cartera de Aberdeen Standard Investments, Viktor Szabo, dijo que su empresa había recibido «consultas descaradas» de posibles compradores -principalmente pequeños fondos europeos u otros fondos no estadounidenses poco conocidos- en las últimas semanas, pero que tampoco se habían visto tentados.

«Querían unos cuantos millones de este o aquel vínculo en particular», dijo Szabo. «Pero creo que sólo estaban pescando para vender a la fuerza.»

Las sanciones de Washington también significan que no habrá compradores estadounidenses, lo que descarta la bandada de fondos estadounidenses especializados que picotearon a Argentina durante más de una década, aunque puede que ya hayan construido algunas estacas.

Según Rodrigo Olivares-Caminal, catedrático de Derecho Bancario y Financiero de la Universidad Queen Mary de Londres, Venezuela sería el principal forraje para los fondos amantes del litigio.

Cerca de 40.000 millones de dólares de sus bonos no tienen cláusulas de acción colectiva (CACs), términos que normalmente explican que cualquier reestructuración puede llevarse a cabo con una aprobación del 75 por ciento o del 85 por ciento de los inversores.

Eso incluye todos los 35.600 millones de dólares emitidos por la compañía petrolera estatal PDVSA, que de esta manera podría ser expuesta fácilmente a una larga lucha legal contra los rezagos.

«Si no tienes CACs, siempre tendrás la amenaza de tener reticencias», dijo Olivares-Caminal.

Con el movimiento de JPMorgan, «muchos inversores institucionales descargarán[sus bonos], así que así es como los bonos terminarán en manos de un tipo diferente de inversor».

Sobre este autor

Sofía Carada

Sofía Carada

Dejar un comentario