Noticias

Desertor militar venezolano: Seguiré luchando por nuestra libertad.

Sofía Carada
Escrito por Sofía Carada

Cúcuta, Colombia – Ricardo* se sentó en las escaleras de una oficina de migración colombiana, vestido con su uniforme militar venezolano verde. Recordó su infancia, viendo al difunto líder venezolano Hugo Chávez pronunciar discursos carismáticos en la televisión.

Ricardo dijo que Chávez lo inspiró a unirse a las fuerzas armadas.

Un miembro de la Guardia Nacional venezolana, Ricardo desertó el sábado, en una fuga que había planeado durante días con un colega, dejando atrás a los militares y a su patria.

«Estaba lleno de adrenalina, nervios y miedo, pero Colombia me recibió con los brazos abiertos y ahora seguiré luchando por la libertad de Venezuela», dijo Ricardo, de 23 años, quien, después de cuatro años de entrenamiento, sirvió por sólo seis meses.

Los intentos del sábado de entregar ayuda humanitaria de EE.UU. a Venezuela por parte del líder opositor Juan Guaido, respaldado por EE.UU., se tornaron violentos en la ciudad fronteriza colombiana de Cúcuta mientras el presidente venezolano Nicolás Maduro enviaba bandadas de militares para bloquear las fronteras. Las fuerzas de seguridad dispararon balas de goma y gas lacrimógeno, dejando más de 300 heridos.

«Nos amenazarían. Si no fuéramos parte de su partido político, nos encerrarían», dijo Ricardo sobre el gobierno venezolano.

Después de meses de sentirse atrapado y frustrado en el ejército, el joven soldado vio la operación fronteriza como su oportunidad de escapar, incluso si eso significaba dejar atrás a su joven prometida y a su hijo de cuatro meses.

«No tuve la oportunidad de tomar esta decisión antes. Otro colega y yo seguimos adelante con lo que habíamos estado planeando durante varios días. Corrimos el riesgo de cruzar la frontera y reconocimos a Guaido como nuestro legítimo líder», dijo en un centro de migración en Cúcuta, donde decenas de desertores vestidos con sus uniformes estaban siendo oficialmente registrados por las autoridades.

¿Causa de preocupación por Maduro?
Según las autoridades migratorias colombianas, más de 560 miembros de las fuerzas armadas venezolanas han desertado a Colombia, pero los analistas dicen que hasta que no haya rupturas en los rangos más altos, es probable que tales deserciones tengan poco efecto en Maduro.

Los líderes militares de Venezuela han afirmado repetidamente su apoyo a Maduro. El fin de semana pasado, mientras la oposición respaldada por Estados Unidos planificaba sus esfuerzos para llevar ayuda a través de la frontera, el Ministro de Defensa venezolano, Vladimir Padrinos, dijo que los líderes de la oposición tendrían que pasar por alto «nuestros cadáveres» para instalar un nuevo gobierno.

«La fractura de la unidad militar es un elemento importante en la transición que se avecina en Venezuela. Los disidentes ayudarán a consolidar la jerarquía del nuevo gobierno y a reflejar cuán agrietado está el régimen», dijo Sergio Guarín, director del programa de posconflicto de la Fundación Ideas para la Paz, un centro de estudios sobre la paz y el conflicto colombiano.

«Sin embargo, hasta que no haya una disidencia dentro del círculo de poder cerca del ministro de Defensa de Venezuela, Vladimir Padrinos, la disidencia no será el punto de ruptura para el gobierno de Maduro», dijo a Al Jazeera.

Sergio Guzmán, director de la consultora de riesgo político Colombia Risk Analysis, agregó que lo ocurrido es significativo desde el punto de vista de la moral, pero insignificante desde el punto de vista de la pérdida de poder de Maduro.

«Cuatrocientos de un ejército de 200.000 es prácticamente nada», dijo Guzmán.

«Es algo que afecta la moral porque ningún militar quiere tener desertores, pero no es significativo en términos de cambiar la situación», agregó.

«Mucha gente esperaba una especie de efecto dominó, y creo que no se trata de una ficha de 400 piezas, sino de una ficha de 200.000 piezas, y ver a 400 hombres y mujeres en armas cambiar de bando hacia un futuro realmente inesperado da esperanzas de que puede haber muchas más, pero eso no se ha manifestado».

Yo era un chavista.
Daniel*, otro desertor, dijo que fue el primero en cruzar a Colombia el fin de semana pasado.

Entró por una zanja ilegal cerca del puente Simón Bolívar, donde se desarrolló la mayor parte de la violencia el sábado.

«Estaba manejando un vehículo militar y lo abandoné y me fui con mi colega cuando comenzó el enfrentamiento en el puente», dijo la Guardia Nacional de 31 años. «No crucé el puente porque pensé que los grupos armados progubernamentales podrían haberme linchado -los que lanzaban bombas de gasolina y disparaban a la gente-, así que por eso crucé la zanja», dijo.

Al igual que Ricardo, también solía apoyar al gobierno socialista de Chávez.

«La verdad es que yo era chavista. Voté por Hugo Chávez y creí en su proyecto de gobierno», dijo Daniel, quien sirvió en el ejército durante 12 años, siguiendo los pasos de su padre.

«Pero desde su muerte, la situación del país ha cambiado mucho y rápidamente se hizo evidente que el proyecto no iba a ninguna parte», añadió. «Nunca he creído en Maduro, ni siquiera en su forma de hablar, dice cosas tan estúpidas y no era él quien tomaba el control del país.»

Desde que desertó, Daniel, que creció y vivió cerca de la frontera con Colombia, se aseguró de que su esposa y su hijo fueran trasladados a otra ciudad por su seguridad.

Maduro ha negado que haya una crisis humanitaria en el país a pesar de la hiperinflación y la escasez de alimentos y medicinas. Más de tres millones de personas han huido desde 2014.

«La situación en Venezuela me afectó mucho, o lo que es más importante, a mi hijo de dos años. No pudimos conseguir leche ni pañales, todo eso lo tuvimos que conseguir en el lado colombiano», dijo Daniel. «Era difícil de encontrar en Venezuela, y si podías conseguirlo, era demasiado caro.»

Guaido, que se declaró presidente interino el mes pasado, ha pedido repetidamente el apoyo de los militares y ha prometido cierto nivel de amnistía. El sábado, elogió a los que han cambiado su lealtad.

«Los guardias y miembros de las Fuerzas Armadas que decidieron unirse a nuestra lucha no son desertores. Han decidido ponerse del lado del pueblo y de la Constitución! Bienvenidos! La llegada de la libertad y la democracia a Venezuela es ahora imparable», dijo Guaido en Twitter.

Sin embargo, algunos críticos han calificado de cobardes las acciones de estos hombres y mujeres.

«No me veo como un cobarde o un desertor, me veo como alguien que lucha por los beneficios de todo el pueblo venezolano, por lo que todos merecen», dijo Daniel.

Daniel sabe que Venezuela no va a mejorar de la noche a la mañana, pero espera que Maduro tome «la decisión correcta pronto» y deje que Guaido tome las riendas de su país.

«Abandonar el gobierno. Toma la decisión correcta y entrega el poder a Guaido», dijo Daniel en un mensaje a Maduro. «Que el país sea libre, entrégalo, antes de que haya un baño de sangre.»

Sobre este autor

Sofía Carada

Sofía Carada

Dejar un comentario