Noticias

El día de las elecciones, nadie votó porque nadie estaba votando.

Sofía Carada
Escrito por Sofía Carada

En The New York Times, nuestro propio Carlos Hernández escribe un brillante artículo sobre cómo se sintió su vecindario en Ciudad Guayana el día de las elecciones. Hay muchas buenas razones para ir a leerlo, la primera es que Carlos es tan jodidamente talentoso que es escandaloso. Tiene un don natural para este estilo narrativo sencillo, sin prisas, sin adornos, pero penetrante -una forma de hablar suave, esto es justo lo que vi- de contar la historia que te hace sentir como si estuvieras justo a su lado, viendo lo que él ve.

«Pasé todo el sábado hablando con gente que conozco, por teléfono y en persona, y todos ellos eran como yo: No habían decidido qué hacer, y mucho menos elegido un candidato. El gobierno se ha asegurado de excluir a todos los buenos candidatos; los que quedan son oportunistas. ¿Quién se presenta a las elecciones después de que el Frente Amplio y el Grupo de Lima, una coalición de gobiernos en las Américas, dijeron que no podían ser libres y justas? ¿Y quién quiere votar por esos candidatos? Nadie que yo conozca, aparentemente.

Tengo una misión este domingo: Quiero encontrar a alguien que realmente se preocupe por estas elecciones. Las escuelas son utilizadas como centros de votación, y mi plan es visitar a cuatro de ellos a poca distancia de mi casa.

Vivo en un vecindario de clase media de edificios de tres pisos, en su mayoría residenciales con algunos pequeños negocios. Aunque los antichavistas suelen ganar aquí, siempre está cerca.

Salgo a eso de las 9:00 a.m. y las calles están vacías. Sin coches, claro, después de todo, las calles están cerradas. Pero tampoco hay peatones. Y nada de banderas».

El tipo de escritura que hace Carlos -sin adornos, sin relleno, militantemente específico, alérgico a la abstracción- es raro y precioso. Debería ser la cosa más simple del mundo, pero en realidad es horriblemente difícil hacer lo correcto. Despojarse de una parte de la generalización, de la teorización, de la gran pronunciación, de los adjetivos y de la fanfarronería y, de repente, no hay lugar para esconderse. O tiene una observación precisa que transmitir, o no tiene nada en absoluto. Este es el tipo de escritura más difícil de hacer. Resulta que lo simple es absolutamente agotador.

No puedo escribir así, ojalá pudiera. Mi mente no está preparada para eso. Se precipita hacia la abstracción a la menor provocación. Como aquí. No pude evitar leer la hermosa y nítida prosa de Carlos y pensar en el rompecabezas principal de las últimas 48 horas.

Omar Zambrano ha estado fulminando en Twitter al respecto. Y genuinamente es un rompecabezas. En la primera mitad de este mes, entre el 60 y el 70% de los votantes dijeron a los encuestadores que estaban «seguros» o «muy seguros» de que votarían. Ahora parece que entre un tercio y la mitad de ellos (dependiendo de lo inflado que creas que estaba el recuento oficial de la participación del CNE) estaban mintiendo.

¿Qué ha pasado?

El artículo de Carlos nos da una buena pista. El domingo, los votantes de oposición se enfrentaron a un problema de coordinación: la mayoría de ellos querían votar siempre y cuando todos los demás también votaran. Pero si otros no estaban votando, incluso la gente que estaba dispuesta a hacerlo no tenía mucho sentido que saliera. El boicot sólo tiene sentido si todos los demás lo hacen.

¿Por qué no ha venido nadie? La respuesta está en el artículo de Carlos: nadie votó… porque nadie estaba votando.

El 60-70% de los votantes dijeron a los encuestadores que estaban «seguros» o «muy seguros» de que votarían. Ahora parece que entre un tercio y la mitad de ellos estaban mintiendo.

El domingo por la mañana, votantes como Carlos -sin saber si valía la pena su tiempo- estaban tomando la misma decisión que todos tenían. Salieron tímidamente en busca de líneas y, al no encontrar ninguna, tuvieron su respuesta: el boicot había funcionado.

Esto sugiere que no es tanto que los votantes mintieron a los encuestadores sobre su voluntad de votar. La pregunta no se formuló correctamente; la gente estaba dispuesta a hacerlo si los demás lo hacían.

La retrospectiva es, por supuesto, 20/20, pero sugiere un escenario alternativo intrigante.

Tal vez si la campaña de Falcón hubiera enfocado sus recursos en movilizar a suficiente gente temprano en el día para generar filas fuera de los centros de votación clave y altamente visibles, la gente como Carlos los habría visto y pensado «¡hey, el boicot fracasó, votemos! Se habrían puesto en la fila porque había una fila, y la habrían hecho más larga, atrayendo aún a más gente, en un ciclo de auto-refuerzo.

Lo que quiere decir que tal vez no tengamos que ser tan duros con esos encuestadores. Las personas que les dijeron que estaban dispuestas a votar decían la verdad. Lo habrían hecho…. si todos los demás también lo hubieran hecho.

Caracas Chronicles cuenta con el apoyo de un 100% de lectores. Apoya el periodismo independiente venezolano haciendo una donación.

Sobre este autor

Sofía Carada

Sofía Carada

Dejar un comentario