Noticias

Elecciones presidenciales: La última oportunidad de la juventud venezolana

Sofía Carada
Escrito por Sofía Carada

Aunque el Consejo Nacional Electoral (CNE) abrió el registro para la actualización de datos y la creación de nuevas entradas de votantes de la manera más sigilosa posible, se corrió la voz y durante las últimas dos semanas, ha habido colas de inscripción constantes en la oficina de Plaza Venezuela del organismo electoral. Los jóvenes decidieron quemar su última ronda democrática. No confían en el sistema, pero quieren votar.

«De lo contrario, tendría que dejar el país, y no quiero eso.»

Eso lo dice Luis González, un joven que recientemente cumplió 18 años y que salió de su casa en El Junquito a las 4:00 a.m. Tomó una perrera (camiones utilizados para el transporte público) y cruzó más de 20 km para registrarse como votante. Llevaba una mochila con una arepa, un plato tradicional venezolano que se ha convertido en el privilegio de unos pocos.

Luis no quería subir al camión, pero era el único medio para llegar al centro de Caracas tan temprano en la mañana.

«Imagínense, tengo 18 años, tengo que hacer colas enormes para comer y ahora tengo que subirme a un camión. Yo no quiero eso. Quiero una Venezuela libre y segura donde la gente no se muera de hambre. Por eso votaré. Aunque no confío en el CNE, es una etapa de participación que no podemos abandonar».

Llegó a las oficinas del CNE a las 7:30 a.m. Después de hacer cola durante casi una cuadra, logró estar entre las 700 personas que se inscriben todos los días.

Los jóvenes decidieron quemar su última ronda democrática. No confían en el sistema, pero quieren votar.

Fue allí expresamente para el registro, pero hizo amigos y dice lo que piensa: «Fui a cada marcha en 2017, dos de mis amigos murieron en las protestas, todos mis primos viven en el extranjero. Y de nuevo, no quiero irme, esperaré a estas elecciones. No hay país como Venezuela, pero está siendo destruido y quiero vivir, trabajar en lo que amo, y no tengo ninguna oportunidad aquí».

Su optimismo va y viene. Cuando habla del futuro, lo hace con determinación, pero cuando sus pies vuelven a la línea, sus ojos se oscurecen con desesperación. «Los jóvenes no nos merecemos esto.»

Aretsay Rodríguez está de acuerdo: «Estoy aquí para apoyar a mi país. Sé que no será fácil, con todos los trucos del CNE, pero tenemos que hacer algo. Nosotros, los jóvenes, estamos sufriendo. No hay trabajo, ni comida, los pacientes de riñón mueren porque no hay diálisis».

Viajó desde Los Teques, Miranda, para inscribirse formalmente como votante en Caracas. Intentó hacerlo durante dos semanas sin suerte. «Pero logré que se llevaran mi identificación hoy (las primeras 700 personas en la fila tienen que entregar sus identificaciones para poder entrar a las oficinas del CNE) y finalmente me inscribiré. Es un gran paso. Este será mi primer voto, porque no quiero dejar mi país».

Esquivando la trampa
Mientras hablo con Luis y Aretsay, otros que están en la fila se acercan. No pensaron que su primer voto exigiría una pista tan tortuosa.

Hace años, los ciudadanos que alcanzaban la mayoría de edad podían inscribirse fácilmente y con gusto en un sistema cuya credibilidad y funcionamiento no se cuestionaban.

Desde que la revolución socialista se apoderó de Venezuela, ha habido 19 elecciones en 17 años y la oposición ha denunciado un fraude en la mayoría de ellas, considerando las múltiples violaciones electorales del régimen: no hay actualizaciones del registro electoral, no hay tinta indeleble, no hay reemplazos de candidatos, los votantes son reubicados en el último minuto en otros centros de votación y el proselitismo abundante, entre otras irregularidades que han erosionado lentamente la participación ciudadana.

El CNE está completamente al servicio del régimen chavista. «Sabemos que han tendido la trampa, pero todavía tenemos esperanza, quizás porque somos jóvenes», dice una niña que también es madre soltera y no puede imaginarse a sí misma dejando a su bebé con su familia mientras emigra. «Porque eso es lo que está pasando, las madres dejan el país y a sus hijos. ¿Por qué debería perderme los primeros años de la vida de mi hijo? Lo que hace este gobierno es injusto. Quiero votar, así que no tengo que irme».

Un rosario de penas
David Rodríguez también hizo el viaje desde Los Valles del Tuy a las 4:00 a.m. junto con dos amigos. No hay transporte público estable a esa hora del día y esa área es bastante insegura, pero él se enfrentó a todo eso.

Hizo cola un poco más atrás de Luis y Aretsay, pero todavía podía inscribirse ese día. No está muy emocionado por las implicaciones de ese acto cívico, tiene un rosario de penas en la espalda: «No tenemos muchas oportunidades de crecer aquí. También estoy pensando en irme; quiero votar, la esperanza es lo último que perdemos. Ahora todo depende de los candidatos. Aquí todo se trata de dinero y podría terminar siendo un fraude».

Con los brazos cruzados, el optimismo de David, a diferencia del de Luis, está en ruinas. «Siempre hacen trampa.»

Última esperanza perdida
Son las 9:30 a.m. y aún les queda media cuadra para llegar. Algunos desayunan en la fila, otros están sentados en el jardín frente a la oficina del CNE.

Muchos han abandonado el país y lo que estamos haciendo es un acto de coraje.

«Espero que no digan que el sistema se cayó», dice Érika Castillo, otra posible votante para las próximas elecciones del 22 de abril. «Porque esa es la otra cuestión. Venimos aquí y a veces no podemos hacer lo que hemos venido a hacer».

Castillo también se levantó temprano para dejar su casa en La Rinconada, parroquia de Coche. «Este será mi primer voto y qué voto. Mi familia y mis amigos, muchos han dejado el país y lo que estamos haciendo es un acto de coraje. Venimos ante un CNE plagado de vicios y aquí estamos, haciendo cola porque no queremos seguir sufriendo para encontrar comida y trabajo. Muchos de nosotros dejamos la escuela para ayudar a nuestros padres. Queremos un cambio para detener esto».

Tengo la sensación de que estos jóvenes ciudadanos arden con el deseo de quedarse, de crecer y construir sus familias. Comprendí que sólo se ven obligados a emigrar por las acciones de un régimen criminal que se ha apoderado de la producción, la distribución de alimentos y medicinas, los medios de comunicación, el transporte público y los servicios sólo para mantenerse en el poder.

Los ciudadanos venezolanos que cumplen 18 años tienen hasta el 20 de febrero para registrarse. El dilema actual es si votar o no; muchos piensan que presentarse a las elecciones está validando una vez más al CNE y otros piensan que no hacerlo es dejar las calles vacías para el madurismo.

La única verdad es que muchos de estos nuevos votantes están decididos a aprovechar al máximo esta última ronda.

Sobre este autor

Sofía Carada

Sofía Carada

Dejar un comentario