Noticias

¡Es el populismo, estúpido!

Sofía Carada
Escrito por Sofía Carada

De todas las palabras que Hugo Chávez destrozó durante sus incontables horas en la televisión, la que siempre me hizo sonreír fue pueblo. La gente. Convirtió la «u» en una «o», así que sonaba como poeblo. Durante los discursos de campaña, se apoyaba en esa «o», todo lo que le importaba era el pooeblo, lo era, según sus palabras, especialmente hacia el final -ya no Hugo Chávez. Era pooeblo.

Hasta el día de hoy, es la palabra que mejor define a Chávez. Porque el ismo que acompaña al pueblo es… populismo.

Después de 20 años de chavismo, ¿hemos aprendido los venezolanos algo de lo que nos trajo aquí? A juzgar por las encuestas de opinión y los resultados de las últimas elecciones que la oposición impugnó plenamente, la mayoría de nosotros hemos aprendido a no votar por algunos partidos y políticos específicos. No veo a ningún miembro de la camarilla gobernante ganando una elección presidencial mínimamente justa.

Pero aprender -internalizar realmente las lecciones de estos años- significa más que saber a qué partes rechazar. Evitar en el futuro los errores del pasado requiere entender tanto las fuerzas profundas como las superficiales que llevan a 20 años de dolor. Y, en mi opinión, el populismo debería encabezar la lista de culpables.

Aprender -internalizar verdaderamente las lecciones de estos años- significa más que saber a qué partes rechazar.

En Venezuela hemos llegado a entender por el populismo lo que es en realidad clientelismo: «comprar» apoyo a través de políticas derrochadoras y simples regalos; pagar por los votos, regalar lavadoras, alimentos e incluso casas a cambio de apoyo político. Pero mientras que los chavistas, y no pocos en la oposición, se dedican regularmente al clientelismo, el populismo es algo diferente, aunque a veces está relacionado.

Para este post, sigo la definición de Mudde y Rovira: el populismo implica enmarcar la política como «nosotros contra ellos», donde «nosotros» significa el pueblo -el pueblo puro, ya sabes, El Pueblo- y «ellos» son las élites corruptas. El populismo incluye entonces una apelación y adulación del pueblo, y un ataque contra el establishment y las élites. El objetivo declarado de los populistas, su promesa, es que, a través de ellos, la política será la expresión de la voluntad del pueblo.

Ya no es Chávez, es el pueblo.

El populismo es tan poderoso como superficial. Puede alimentarse del miedo, el resentimiento, el desencanto, la ira, la decepción y la xenofobia, y poner viento en las velas de los peligrosos movimientos políticos tanto de la izquierda como de la derecha. Los «ellos» pueden ser cualquiera que encaje en un lugar o tiempo determinado: oligarcas, el establishment, inmigrantes, elites, blancos o negros o latinos, terratenientes, derechistas, izquierdistas, empresarios o sindicatos, judíos o musulmanes, etc.

El populismo también puede adaptarse a cualquier enemigo real o percibido y, a su vez, puede ser utilizado por cualquiera. Hay populistas de derecha y de izquierda, que sólo difieren -y no siempre- en los enemigos que eligen. Funcionó -o funciona- para Hugo Chávez, Viktor Orbán, Andrés Manuel López Obrador, Beppe Grillo, Marine Le Pen, Evo Morales, Alberto Fujimori, Rafael Lacava, Donald Trump y, sí, Jair Bolsonaro. El populismo encaja igual de bien con los marxistas y los fascistas.

En Venezuela hemos llegado a entender por el populismo lo que es en realidad el clientelismo.

A medida que Venezuela implosiona, no escasean las perspectivas de lo que sucedió. ¿Fue el socialismo, o fue la corrupción sin control en los niveles más altos del gobierno? Estoy seguro de que ambos tienen una parte considerable de la culpa, pero creo que lo que finalmente sacó a Hugo Chávez del fondo de las encuestas de opinión en Miraflores no fue el repentino apetito de los votantes por las políticas izquierdistas -las que se habían ofrecido durante décadas-, sino más bien su tipo de populismo carismático y catártico, hecho a la medida de los venezolanos de finales de los 90 que ya habían tenido suficiente.

Que era marxista y corrupto es cierto, pero eso era secundario. Chávez fue ante todo un populista de libro de texto. Fue el populismo lo que convirtió al marxismo y la corrupción en una excavadora de beringas rojas.

Ganar como populista fue sólo el comienzo; Chávez gobernó como populista, al igual que Nicolás Maduro después de él. El populista modelo no se conformará con ganar unas elecciones. Una vez en el poder, atacan a las instituciones restringiendo su poder. Desde su punto de vista, tiene mucho sentido: ¿cómo se puede luchar contra los enemigos del pueblo sin desmantelar los frenos y contrapesos que lo protegen?

Los populistas dirán que las instituciones y el estado de derecho son un obstáculo para resolver problemas y derrotar al enemigo; son tontos, injustos o demasiado estrictos. A veces están de acuerdo, una ley determinada tiene sentido. Pero seguramente debería haber excepciones para tratar con emergencias, ¿verdad? El Banco Central tiene todo ese dinero ahí sentado sin hacer nada. Mil millones, sólo un millardito, es todo lo que necesitamos para construir casas para los pobres. Claro, la separación de poderes tiene sentido, pero ¿qué pasa si el país está siendo atacado? No se debe arrestar a la gente sin una orden judicial, pero estos no son realmente políticos, ¡son terroristas! Y por supuesto, no matarás. Pero estos criminales no son realmente personas, son animales, ¿verdad?

Cuando los populistas van tras las instituciones y el estado de derecho, van tras los acuerdos establecidos para protegernos de los demás y, lo que es más importante, para protegernos del poder. Un par de populistas pusieron fin al estado de derecho en Venezuela, y ahora somos totalmente vulnerables al poder. Y normalmente no se detienen ahí.

En algunos casos, su desafío contra las convenciones incluirá la obstinación de ir en contra de la opinión de los expertos y de las prácticas comunes. Es el tipo de enfoque que conduce a economías arruinadas por el exceso de gastos, las políticas comerciales proteccionistas y todo tipo de controles económicos. El desafío perpetuo del pasado lleva a los populistas a luchar contra todo y cualquier cosa -partidos, instituciones, políticas- que no eran de su propia creación. Es inevitable que el desdén por las reglas y su constante erosión también abra la puerta a la corrupción generalizada.

Al aplaudir a los populistas por ignorar la ley para luchar contra «ellos», recuerda que lo único que te salva del abuso es que aún no eres uno de «ellos».

La historia está llena de gobernantes marxistas y corruptos que perjudicaron a sus países, pero pocos en la medida en que lo hizo el chavismo en Venezuela. En Malasia, el Primer Ministro ingresó 700 millones de dólares directamente del fondo de desarrollo del país en su cuenta bancaria. Vladimir Putin y sus compinches multimillonarios probablemente consideran a los funcionarios venezolanos como nuevos tontos del rico. Incluso en Grecia, un partido infundido por el marxismo logró evitar el armagedón económico. Ni Malasia, ni Rusia, ni Grecia lo están haciendo tan mal como Venezuela.

Si Chávez hubiera sido marxista y corrupto, estoy seguro de que hoy Venezuela estaría en un lugar muy diferente. Los años de Chávez habrían sido sin duda años perdidos, pero no tan destructivos como ellos. En su lugar, obtuvimos un régimen populista que excedió su fecha de expiración al malgastar un auge petrolero de una sola vez en una generación.

El populismo, ya sea de izquierda o de derecha, es una fuerza destructiva que no es selectiva ni tiene una precisión milimétrica. Chávez y Maduro destruyeron Venezuela para todos, no sólo para sus oponentes.

Téngalo en cuenta, en particular los venezolanos que hoy aplauden el ascenso de populistas como Bolsonaro simplemente porque a él también le disgustan los socialistas. Al aplaudir a los populistas por ignorar la ley para luchar contra «ellos», recuerda que lo único que te salva del abuso es que no eres uno de «ellos», sin embargo: la definición de «ellos» es maleable. Y si tienes la suerte de no ser visto nunca como el enemigo, el populista que te gusta destrozará las instituciones para ti también.

Después de 20 años bajo la bota de los populistas, espero que hayamos aprendido a rechazarlos. Rechazar el populismo significa que no puede ser tolerado, ni siquiera cuando proviene de alguien con unos objetivos comunes muy estrechos. Debemos defender algo y hacerlo sin excepciones, o tomaremos la política como una transacción, apoyando a la persona que puede darte lo que quieras en algún momento, sin lugar para la ética ni los principios. El tipo de transacción que nos hace pueblo -una palabra tan abusada, que ha perdido sentido- en lugar de ciudadanos.

Sobre este autor

Sofía Carada

Sofía Carada

Dejar un comentario