Noticias

Escuadrones de la muerte de Venezuela matan a jóvenes

Sofía Carada
Escrito por Sofía Carada

Las fuerzas de seguridad venezolanas están enviando escuadrones de la muerte para asesinar a jóvenes y escenificar las escenas para que parezca que las víctimas se resistieron al arresto, según un nuevo informe de la ONU.

Las cifras del gobierno muestran que las muertes atribuidas a criminales que se resistieron al arresto ascendieron a 5.287 el año pasado y a 1.569 el 19 de mayo de este año. El informe, publicado el jueves por la jefa de derechos humanos de las Naciones Unidas, Michelle Bachelet, denunció un número «escandalosamente alto» de ejecuciones extrajudiciales.

Familias de 20 hombres describieron cómo hombres enmascarados vestidos de negro de las Fuerzas Especiales de Acción de Venezuela (FAES) llegaron en camionetas negras sin matrícula. Los testigos dijeron que los escuadrones de la muerte irrumpieron en las casas, tomaron pertenencias y atacaron a mujeres y niñas, a veces desnudándolas.

«Antes de dispararles, separaban a los jóvenes de los demás miembros de la familia», dice el informe de la ONU.

«En todos los casos, los testigos informaron de cómo FAES manipuló la escena del crimen y las pruebas. Plantan armas y drogas y disparan sus armas contra las paredes o en el aire para sugerir una confrontación y demostrar que la víctima se ha resistido a la autoridad», agregó.

El informe -que se basó en 558 testimonios de víctimas, testigos de la violencia y otras fuentes- decía que los asesinatos formaban parte de una estrategia del gobierno del presidente Nicolás Maduro dirigida a «neutralizar, reprimir y criminalizar a los opositores políticos y a las personas críticas con el gobierno».

Los entrevistados se refirieron consistentemente a FAES como un «escuadrón de la muerte» o «grupo de exterminio». Las ONG dicen que es responsable de cientos de asesinatos.

Los venezolanos merecen una vida mejor
Bachelet visitó Venezuela el mes pasado y presentará el informe ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU el viernes.

La ONU también dio a conocer una respuesta escrita a los hallazgos del gobierno de Venezuela, que calificó el informe de «visión selectiva y abiertamente parcial» sobre la situación de los derechos humanos en el país sudamericano. Argumentó que la ONU se basaba en «fuentes que carecían de objetividad» e ignoraba la información oficial.

«Un análisis que privilegia hasta el extremo los testimonios negativos, al tiempo que oculta o minimiza las medidas adoptadas para promover los derechos humanos, no es objetivo ni imparcial», dice la respuesta del gobierno.

Bachelet dijo en un comunicado que tenía el compromiso del gobierno de trabajar con las Naciones Unidas para resolver algunos de los temas más espinosos, incluyendo el uso de la tortura y el acceso a la justicia, y para permitir el pleno acceso a los centros de detención.

«Espero sinceramente que las autoridades examinen detenidamente toda la información incluida en este informe y sigan sus recomendaciones. Todos deberíamos estar de acuerdo en que todos los venezolanos merecen una vida mejor», dijo Bachelet.

«Un sacerdote católico en Caracas me dijo:’No se trata de política, sino del sufrimiento de la gente’. Este informe tampoco trata de política, geopolítica, relaciones internacionales o cualquier otra cosa que no sea los derechos humanos a los que todo venezolano tiene derecho», agregó.

Empresa criminal
El informe de la ONU llegó después de que el ex jefe de espionaje venezolano Manuel Cristóbal Figuera dijera a The Associated Press el martes que la administración de Maduro era una «empresa criminal».

Maduro personalmente comisionó una serie de abusos a los derechos humanos bajo su vigilancia, incluyendo detenciones arbitrarias y la plantación de pruebas contra opositores, dijo Figuera.

«Soy como un soldado que iza la bandera al revés en el signo internacional de la angustia. Estoy buscando ayuda para liberar a mi país de la desgracia por la que está pasando ahora», dijo.

Figuera desertó del gobierno venezolano poco después de ser incluida en la lista negra de Estados Unidos en febrero por supuestas «torturas masivas, violaciones masivas de los derechos humanos y persecución masiva contra aquellos que quieren un cambio democrático».

Maduro ha condenado a Figuera por traición y lo ha acusado de trabajar como topo para los servicios de inteligencia estadounidenses durante más de un año.

La administración del presidente estadounidense Donald Trump ha sancionado a docenas de funcionarios, corredores de poder y empresas venezolanas a las que acusa de allanar las arcas públicas y de cometer abusos contra los derechos humanos de las personas que luchan por sobrevivir, mientras el país se derrumba en medio de una espiral de crisis económica y política.

La lista de sanciones incluye a Maduro, considerado ilegítimo por Washington desde su reelección en una votación el año pasado marcada por boicots de la oposición y acusaciones de irregularidades.

Desde entonces, Estados Unidos y otros 50 países han apoyado a Juan Guaido, líder de la Asamblea Legislativa Nacional, controlada por la oposición, en su campaña para derrocar a Maduro y asumir el poder.

Maduro, cuyos principales patrocinadores también incluyen a Rusia y China, ha acusado a Estados Unidos de dirigir una guerra económica imperialista contra una Venezuela rica en petróleo.

Sobre este autor

Sofía Carada

Sofía Carada

Dejar un comentario