Noticias

Esto no es gracioso.

Sofía Carada
Escrito por Sofía Carada

Cuando era pequeña, a menudo oía un chiste peculiar: Hugo Chávez era como una vagina. Tenía mal cabello, labios gruesos y un enorme poder de persuasión.

Aunque era demasiado inocente para entender este chiste, algo era seguro: este soldado golpista podía convencer a las masas, dentro de nuestras fronteras y en el extranjero, de su proyecto dictatorial, sostenido en su mayor parte por la ignorancia, los bolsillos profundos…. y su sentido del humor.

Me sorprende que todavía se diga que Chávez «era genial» y que Nicolás Maduro es un dictador cruel, pero supongo que fue un esfuerzo de varios años: mientras expandía sus supuestas políticas inclusivas, el hombre fuerte de Barinas pasó horas en la pantalla cantando, tomando fotos con niños, contando historias divertidas de su infancia e incluso bromeando sobre la época en que le dio diarrea en una transmisión obligatoria.

Por eso muchos lo recuerdan todavía como una figura relativamente positiva, un poco «loca» y «divertida», a pesar de que tuvo presos políticos, cerró cadenas de televisión, expropió y arruinó decenas de empresas nacionales, enriqueció a un gran número de familiares y amigos con dinero del Estado, armó y entrenó a civiles leales, y creó un sistema económico insostenible que ha traído una miseria total a la nación con las mayores reservas de petróleo del mundo.

«Por eso era diferente», me dijo una vez un vecino chavista. «Porque era como nosotros, uno de la gente.»

Maduro bromea en los momentos delicados de una manera que resulta sádica.

Según Elio Casale, fundador y escritor de El Chigüire Bipolar, «todo hombre fuerte se cree importante e impredecible, por eso no se burla amablemente. Porque saben que la risa los saca de su pedestal. Nada como una buena carcajada para recordarles su humanidad».

Maduro, un tipo sin carisma alguno, ha intentado jugar las mismas cartas, pero se parece más a un psicópata que se burla de ti mientras estás deprimido.

Su último chiste, comentado en medios nacionales e internacionales, tuvo que ver con el presidente colombiano Iván Duque. Según Maduro, su contraparte tiene «el rostro de un ángel», y está «tentado de pellizcar esas mejillas regordetas».

Pero si sólo fuera eso, estaría bien; Maduro bromea en momentos delicados de maneras que parecen sádicas. En 2016, cuando el hambre y la desnutrición en Venezuela comenzaron a alcanzar niveles sin precedentes, afirmó que la «dieta Maduro» te pone «dura» sin usar «viagra», un comentario que nos dice bastante sobre cómo funciona su maquinaria interna, si eso es lo que le parece gracioso. Durante las protestas de 2017, hizo una broma de violación después de que un manifestante decidiera marchar desnudo: «¡Qué bueno que no se le haya caído el jabón!»

Y, como el tipo tiene una mente de una sola vía, ha sido repetidamente homofóbico contra la oposición, refiriéndose a Henrique Capriles como «la Capriloca», porque el chavismo está a favor de la inclusión siempre y cuando no sea real y todos los maricones recuerden su lugar.

Esto es política como un circo, un estilo defendido por Chávez y continuado por el resto de su pandilla.

Esto es política como un circo, un estilo defendido por Chávez y continuado por el resto de su pandilla. Cada día es menos eficaz porque la hiperinflación y el colapso de los servicios públicos en el país han despojado al humor de la Revolución de cualquier encanto que pueda sostener, incluso en sus partidarios.

Pero, por supuesto, el circo sólo es divertido cuando lo preparan.

Durante estos 20 años, los ataques de la dictadura contra el humor han sido incontables. Desde sancionar a los periódicos por publicar portadas satíricas hasta ordenar programas de televisión fuera del aire, como en el caso de Misión Emilio y Chataing TV en 2014, la revolución se toma a sí misma tan en serio como sólo las autocracias pueden hacerlo. En 1967, el poeta comunista venezolano Alí Lameda, que trabajaba como traductor en Corea del Norte, hizo un comentario irónico sobre Kim Il Sung que le costó siete años de prisión, tortura y terror. Recientemente, tuvimos a los dos bomberos de Mérida que publicaron un video en el que comparaban a Maduro con un burro, el tipo de cosas que encuentras escandalosamente ofensivas en la escuela primaria, pero que casi mandan a los hombres a la cárcel durante 20 años. Maduro puede llamarse a sí mismo «Maburro» en la televisión, pero si te atreves a hacerlo, ya verás quién se ríe al final.

Sobre este autor

Sofía Carada

Sofía Carada

Dejar un comentario