Noticias

Estudiantes venezolanos usan cruces de riesgo para llegar a la escuela de Colombia

Sofía Carada
Escrito por Sofía Carada

Cúcuta, Colombia – Cielo sale de su casa en Venezuela a las 04:30 de la mañana todos los días para ir a la escuela en Colombia.

Desde hace dos años, la estudiante de 11 años ha estado cruzando a Colombia por la pasarela Simón Bolívar para acceder a la educación, ya que muchos maestros de su patria han emigrado o se niegan a trabajar por el poco dinero que el gobierno venezolano puede pagarles desde que comenzó la crisis económica del país en 2015.

Pero este puente, junto con otros, fue bloqueado el mes pasado durante dos semanas por el presidente venezolano Nicolás Maduro después de que Juan Guaido, el líder de la oposición y autoproclamado presidente interino, intentara dirigir una caravana de ayuda respaldada por Estados Unidos a través de la frontera.

Maduro, que ha negado rutinariamente que haya una crisis humanitaria en el país, sostiene que la ayuda es un ardid para sacarlo del poder.

Después de días de protestas de padres e hijos en el lado venezolano de la frontera, el lunes se abrió un «paso humanitario», que permite que sólo los escolares y los enfermos críticos puedan cruzar a Colombia a través de los puentes fronterizos formales.

Este cierre de fronteras condujo a la aparición de cruces informales, conocidos localmente como «trochas», que son peligrosos y controlados por grupos armados de ambos países que cobran dinero a la gente por pasar por ellos. Los venezolanos necesitan cruzar a Colombia para comprar artículos básicos que son escasos en Venezuela, como alimentos y medicinas, o, en el caso de Cielo, para obtener una educación.

Aunque el puente ya está abierto para ciertos grupos, la Guardia Nacional venezolana no permite que los padres crucen con sus hijos, que deben ir solos. Tampoco se permite el transporte de productos de Colombia a Venezuela por los puentes.

«Todavía uso las trochas, porque mi mamá tiene una discapacidad y necesito conseguir comida en Colombia», dijo Cielo el miércoles. «Los soldados no te dejan pasar con nada, así que tengo que seguir usando los trochas para llevarlo a casa.»

La joven estudiante, cuya asignatura favorita es biología, y entusiasta del deporte, dijo que no le gustaba usar las trochas, pero lo más importante para ella es que no quería faltar a la escuela.

«A veces, tenemos que correr para pasar a través de las trochas porque las cierran», dijo Cielo, caminando hacia el cruce a través de la bulliciosa ciudad fronteriza de Cúcuta después de la escuela, vestida con su uniforme escolar.

«Es muy peligroso. La gente dice que hay paramilitares y guerrilleros y a veces hay enfrentamientos».

Bolsas pesadas, artículos de contrabando y sobornos
Al llegar a la angosta y superpoblada trocha, Cielo tejió su pequeño cuerpo a través de las masas de gente tratando frenéticamente de regresar a Venezuela, transportando bolsas y maletas llenas de provisiones compradas en Colombia.

La gente grita «abran paso» mientras se apresuran con sacos enteros de patatas en la cabeza, mientras que otros son derribados o tirados a un lado.

Niños de tan sólo ocho años de edad se paran junto al río, pidiendo dinero a cambio de ayudar a la gente a cruzarlo con sus maletas. Por otro lado, los grupos armados venezolanos recaudan dinero para que la gente pueda seguir usando la trocha.

Una madre, Dayanera Díaz, de 42 años, se turna con su hermana todos los días para llevar a sus hijos a la escuela desde Venezuela hasta Colombia. Ella estaba haciendo el viaje de regreso con su hijo y sobrino hace una semana. Dijo que tenía que pagar para pasar, pero que no cobraban a los niños.

«Cuando el puente está abierto, van solos a la escuela, pero ahora que está cerrado, es demasiado peligroso», dijo Díaz, que también llevaba arroz y carne con ella.

Laidy Gómez, gobernadora de la región fronteriza del Táchira, consideró «inhumana» la medida de no dejar pasar a los venezolanos por los puentes fronterizos con alimentos básicos y suministros para sus familias. El martes, miembros de la oposición pidieron a Michelle Bachelet, la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, que visitara los cruces informales.

Cielo asiste a la «megaescuela» en la frontera con unos 2.500 estudiantes más. Casi la mitad – 1.200 – son venezolanos o colombianos «retornados», que se fueron durante los cinco decenios de conflicto armado de Colombia y que ahora han regresado después de la caída económica de Venezuela.

«Es increíble que sólo cinco de cada 1.200 niños vinieran a clase al día siguiente de la clausura, que solían pasar por allí sin problemas», dijo German Berbesi, director de la escuela. «Para algunos, fue por miedo a los grupos armados ilegales, y para otros, porque la Guardia Nacional venezolana o las guerrillas y grupos paramilitares no les dejaron cruzar».

Berbesi criticó a los gobiernos de Estados Unidos y Colombia, así como a la oposición venezolana, por haber desaparecido tras su «fallido intento» de llevar ayuda a Venezuela.

«Ahora las fronteras están cerradas y nuestros hijos quedan varados, ¿dónde está nuestro presidente, nuestros gobernadores, nuestro alcalde? «¿Dónde está la ayuda de Trump ahora?», dijo.

El director de la escuela dijo que el número de asistentes ha disminuido dramáticamente desde que la frontera cerró y ahora hay cerca de 850 de los 1.200 venezolanos o colombianos que «regresan» a la escuela. Antes, la mayoría de estos estudiantes no se perderían ni un solo día, ya que hay mucha demanda de plazas en la escuela.

«En las trochas, los niños siempre están en peligro. Los padres llaman para decir que no envían a sus hijos porque temen por ellos. ¿Qué puedo decir? No puedo obligarlos a enviarlos en caso de que algo les ocurra», dijo Berbesi.

Enorme» violación de los derechos humanos
Una de las razones principales para la reapertura del puente para niños y enfermos fue que el río que tenían que cruzar se ha elevado en los últimos días debido a las lluvias, lo que dificulta aún más la caminata.

«Tengo un amigo que ha faltado dos semanas y conozco a otros que vienen por tres semanas», dijo Cielo.

El Consejo Noruego para los Refugiados (NRC) -un grupo dedicado a la protección de los derechos de las personas afectadas por el desplazamiento- dijo que unos 4.000 niños y niñas que cruzan la frontera cada día para recibir educación en Colombia no han podido continuar con sus clases debido al cierre de la frontera.

«A pesar de la situación, algunos niños y niñas caminan a través de cruces irregulares para llegar a las escuelas, exponiéndose a los riesgos de la protección, incluidos los asociados a los grupos armados no estatales que forman parte del conflicto en Colombia», dijo a Al Jazeera Christian Visnes, director para Colombia del NRC Colombia.

Sobre este autor

Sofía Carada

Sofía Carada

Dejar un comentario