Noticias Politica

Informe de la ONU acusa a Maduro de «graves violaciones» contra disidentes

Sofía Carada
Escrito por Sofía Carada

La ONU ha emitido una evaluación fulminante de la situación de los derechos humanos en Venezuela, ya que se han dado detalles horribles de las heridas infligidas a un capitán de la marina supuestamente torturado hasta la muerte durante la represión de presuntos conspiradores contra el presidente Nicolás Maduro.

Un informe de la jefa de derechos humanos de la ONU, Michelle Bachelet -que sigue a una misión de tres días en el país sudamericano el mes pasado- acusa a las fuerzas de seguridad de Maduro de cometer una serie de «violaciones graves» contra disidentes venezolanos y le insta a disolver un grupo de fuerzas especiales de renombre al que se le atribuye una ola de asesinatos por motivos políticos.

El documento de 16 páginas también contiene detalles escalofriantes sobre las técnicas que supuestamente utilizan los servicios de seguridad e inteligencia de Venezuela para interrogar e intimidar a miembros de la oposición política, mientras Maduro lucha por retener el poder.

El informe dice que en decenas de casos identificados por investigadores de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACNUDH) «mujeres y hombres fueron sometidos a una o más formas de tortura o tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes, incluyendo descargas eléctricas, asfixia con bolsas de plástico, embarque de agua, palizas, violencia sexual, privación de agua y alimentos, posiciones de estrés y exposición a temperaturas extremas».

«Las fuerzas de seguridad y los servicios de inteligencia… recurren habitualmente a estas prácticas para obtener información y confesiones, intimidar y castigar a los detenidos», añade.

El informe también es muy crítico con FAES, una oscura unidad de activistas de las fuerzas especiales a la que se le ha encomendado la tarea de someter la oposición a Maduro en la empobrecida periferia de Venezuela.

El informe señala que el equipo de Bachelet entrevistó a familiares de 20 jóvenes asesinados por FAES entre junio de 2018 y abril de este año, todos los cuales describieron un modus operandi similar. Los agentes fuertemente armados y con pasamontañas irrumpirían en sus casas y separarían sus objetivos de sus familias antes de dispararles.

«Según sus familiares, casi todas las víctimas tenían uno o más disparos en el pecho», dice el informe.

El gobierno de Maduro rechazó el informe «distorsionado» en una refutación de 11 páginas que acusaba a Bachelet de ofrecer «una visión selectiva y abiertamente sesgada» de los derechos humanos en Venezuela. «Las imprecisiones, los errores, las descontextualizaciones y las falsas afirmaciones son innumerables», dijo.

El informe de la ONU fue publicado en medio de una creciente indignación por el asesinato el viernes pasado de Rafael Acosta, un capitán de la marina venezolana que había sido detenido durante una redada de supuestos conspiradores anti-Maduro.

La esposa de Acosta ha afirmado que fue torturado hasta la muerte por oficiales de contrainteligencia militar – afirmaciones apoyadas por una copia de la autopsia preliminar de la brigada de homicidios que fue filtrada a un periódico pro-gobierno el miércoles.

El periódico dijo que los patólogos habían dado la causa de la muerte como «edema cerebral grave[hinchazón cerebral] causada por una insuficiencia respiratoria aguda causada por un embolismo pulmonar causado por rabdomiólisis[una descomposición de las fibras musculares potencialmente mortal] por un trauma múltiple».

Los médicos identificaron hemorragias internas en el tracto digestivo, el colon y el cuello de Acosta, así como una embolia pulmonar y costillas rotas.

En otro informe se afirmaba que Acosta había sufrido 16 costillas rotas y una lesión en la espalda similar a un latigazo cervical durante la supuesta sesión de tortura.

En una conferencia de prensa en Caracas el jueves, la legisladora opositora Delsa Solórzano dijo que la autopsia no dejó ninguna duda de lo que había ocurrido.

«Hay muchas palabras técnicas que los que no somos médicos no podemos entender del todo», dijo Solórzano a los periodistas. «Pero al final del día lo que quieren decir es que lo golpearon hasta matarlo.»

Las autoridades venezolanas han actuado rápidamente para describir el asesinato como el acto de un pequeño grupo de oficiales de inteligencia, que actúan de manera independiente.

El lunes, el fiscal general Tarek Saab -un confidente cercano a Maduro- dijo que había ordenado que dos agentes sospechosos de estar involucrados en el «desafortunado incidente» fueran arrestados por cargos de homicidio involuntario.

Saab prometió una investigación «objetiva, independiente e imparcial» y dijo que los culpables recibirían «un castigo ejemplar».

El informe de Bachelet sugería que ninguna de las dos cosas era probable que ocurriera.

Decía: «Las instituciones responsables de la protección de los derechos humanos, como la Fiscalía General de la Nación, los tribunales y el Defensor del Pueblo, por lo general no llevan a cabo investigaciones rápidas, eficaces, exhaustivas, independientes, imparciales y transparentes de las violaciones de los derechos humanos y otros delitos cometidos por agentes del Estado, no llevan a los autores ante la justicia y no protegen a las víctimas y los testigos».

Sobre este autor

Sofía Carada

Sofía Carada

Dejar un comentario