Noticias

La jefa de derechos humanos de la ONU, Bachelet, viaja a Venezuela para una visita de tres días

Sofía Carada
Escrito por Sofía Carada

La jefa de derechos humanos de la ONU, Michelle Bachelet, llegará a Venezuela el miércoles para una visita de tres días donde se espera que mantenga conversaciones por separado con el presidente Nicolás Maduro y el líder de la oposición Juan Guaido.

También se espera que hable con líderes de la sociedad civil y con «víctimas de violencia y abusos contra los derechos humanos», dijo la oficina de derechos humanos de la ONU.

Su visita, por invitación del gobierno, se produce antes de una sesión de tres semanas del Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

El viaje también llega como un momento crítico para el país. Han pasado casi seis meses desde que Guaido invocó la Constitución para declararse presidente interino, calificando de ilegítima la reelección de Maduro en 2018.

Decenas de países, entre ellos Estados Unidos y muchos de los vecinos de la región de Venezuela, han reconocido al líder de la oposición como el líder del país. Maduro, que cuenta con el respaldo de Rusia, China y Cuba, así como de la mayoría de las instituciones estatales venezolanas, incluidos los militares, acusa a Guaido y a Estados Unidos de dar un golpe de estado.

Bachelet hará una declaración al final de su visita el 21 de junio, y también se espera que presente un informe al Consejo de Derechos Humanos de la ONU en el próximo mes.

¿Bueno para Maduro?
En los últimos meses, el jefe de derechos humanos ha criticado la represión de Maduro contra los opositores. En un informe al Consejo de Derechos Humanos de la ONU en marzo, Bachelet dijo que las fuerzas de seguridad venezolanas, respaldadas por grupos armados progubernamentales, habían sofocado las protestas pacíficas con el uso excesivo de la fuerza, los asesinatos y la tortura.

También ha criticado las sanciones estadounidenses contra el gobierno de Maduro, advirtiendo que están exacerbando la crisis y posiblemente afectando «los derechos básicos y el bienestar de la gente».

Algunos analistas creen que su visita se reflejará positivamente para Maduro.

«Con esta visita, el Comisionado de la ONU reconoce indirectamente la legitimidad del gobierno de Nicolás Maduro», dijo Luis Vicente de Datanalisis, un centro de investigación en Venezuela.

«A un gobierno aislado, como el de Nicolás Maduro, que no cuenta con el apoyo de una parte importante de la comunidad internacional, le sirve tener un representante de las Naciones Unidas en el país», dijo Vicente a Al Jazeera. «Me parece que este reconocimiento es mejor para el gobierno que el costo del informe, en el que por supuesto habrá críticas a los derechos humanos y a la situación en Venezuela».

Liberación de un político de la oposición
Antes de la visita de Bachelet, el gobierno liberó a un legislador de la oposición que pasó casi dos meses entre rejas.

Gilber Caro, de 45 años, había estado detenido desde su arresto por agentes de inteligencia el 26 de abril. Fue arrestado justo antes de un fallido levantamiento del 30 de abril cuando Guaido apareció en un video rodeado por más de dos docenas de militares.

«El ayudante del sheriff Gilber Caro nunca debió haber sido encarcelado. Hoy está entre rejas, pero como todos los venezolanos todavía no tienen libertad», dijo la Asamblea Nacional, controlada por la oposición, en Twitter.

El mes pasado, la ONU criticó el manejo del gobierno de Maduro del arresto de Caro, diciendo que su fracaso en confirmar su destino y paradero constituía una «desaparición forzada» bajo el derecho internacional.

El grupo de derechos humanos Foro Penal dijo que Melvin Farías y Junior Rojas, dos hombres a los que llamó presos políticos y dijo que habían estado encarcelados por más de un año, también habían sido liberados.

Varios políticos cercanos a Guaido que han sido arrestados en las últimas semanas permanecen entre rejas, incluyendo a su jefe de personal Roberto Marrero y al Vicepresidente de la Asamblea Nacional Edgar Zambrano.

«En Venezuela, el juego político está cerrado», dijo José Meza, analista y periodista venezolano.

«El verdadero juego tiene lugar fuera del país, con las actuales conversaciones entre las grandes potencias y los grupos de contacto», dijo a Al Jazeera.

«En este contexto, esta visita puede traer opciones que podrían llevar a puntos intermedios de negociación», agregó. «Con nuestros políticos actuales cualquier opción de negociación es compleja, tal vez esta visita pueda abrir nuevos espacios, y podría terminar detonando una importante oportunidad».

Según la ONU, más de cuatro millones de venezolanos han abandonado el país en los últimos años, huyendo de la violencia, la hiperinflación, el desempleo y la escasez de alimentos y medicinas. A principios de este año, el país se enfrentó a numerosos apagones, lo que agravó los problemas dentro de la ya deficiente infraestructura del país.

La agencia de la ONU para los refugiados dijo que el número de refugiados y migrantes venezolanos aumentó en un millón después de noviembre, lo que indica una rápida escalada en los meses desde que docenas de países reconocieron a Guaido como el líder interino del país.

Sobre este autor

Sofía Carada

Sofía Carada

Dejar un comentario