Noticias

La ONU pide más ayuda para los refugiados venezolanos

Sofía Carada
Escrito por Sofía Carada

Las Naciones Unidas han pedido más ayuda humanitaria para los refugiados venezolanos que llegan a los países vecinos, donde los servicios sociales son abrumadores y, según se informa, desencadenan tensiones locales.

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, Filippo Grandi, planeaba visitar la ciudad fronteriza brasileña de Pacaraima, pero las autoridades le aconsejaron que cancelara la visita debido a las protestas de los residentes descontentos con la llegada de más de 500 venezolanos al día, informó el domingo la agencia de noticias Reuters.

Los residentes de Pacaraima cerraron tiendas el sábado y marcharon por las calles, levantando consignas como «Fuera con los venezolanos», «Pacaraima es nuestro», «Fuera con la ONU» y «Brasil para los brasileños».

La ONU y las ONG hicieron un llamamiento humanitario por 770 millones de dólares a principios de año y han recibido menos de 180 millones de dólares, dijo Grandi el domingo tras visitar Chile y Brasil.

«Este es realmente uno de los llamamientos humanitarios con menos fondos en el mundo para una de las mayores crisis», dijo.

Grandi dijo que instituciones financieras como el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo han participado, pero que necesitan acelerar su ayuda para ayudar a mantener los sistemas de salud y educación.

«Protegemos a los más vulnerables, pero el resto tiene que ser hecho por actores más grandes con más dinero, y no veo que eso ocurra todavía en ninguna parte de la región», dijo.

El ACNUR estima que 4,3 millones de venezolanos huyeron de la agitación económica y política en su país, principalmente a Colombia, donde hay 1,2 millones, y a Perú, Chile y Ecuador. Unos 180.000 se han quedado en Brasil.

En junio, la Organización de Estados Americanos dijo que el éxodo venezolano podría superar los ocho millones de personas para finales del próximo año, lo que lo convertiría en la mayor crisis migratoria del mundo.

La proyección del grupo sitúa el éxodo entre 7,5 y 8,2 millones en 2020, superando con creces a los 6,7 millones de personas que han huido de la Siria devastada por la guerra en ocho años.

Sentimiento anti-inmigrante
Grandi dijo que hay señales de que el sentimiento anti-inmigrante se está extendiendo por toda la región, lo que se refleja en las crecientes restricciones a la circulación de los venezolanos en los países andinos.

Pero elogió a Chile, que ha recibido a 400.000 venezolanos, por garantizar un paso seguro y una garantía de asilo.

También alabó al Ejército brasileño por una operación «particularmente buena y muy humana» para recibir
Refugiados venezolanos en el norteño estado fronterizo de Roraima, el más pobre de Brasil, desde donde están siendo reubicados en otras partes del país.

Grandi dijo que la reubicación tuvo que acelerarse porque la crisis de los refugiados estaba sobrecargando los frágiles servicios en la capital de Roraima, Boa Vista, donde miles de personas duermen en la calle cada noche porque los refugios se han quedado sin espacio.

«Millones de personas vinieron de América Latina a Venezuela cuando escaparon de la guerra, y ahora mírennos», dijo Fernando Charris López, un refugiado venezolano en Brasil, a Al Jazeera.

«Pero no es fácil, porque cuando uno sale, los brasileños nos miran como si quisieran matarnos», dijo.

Sin más ayuda, Grandi advirtió sobre la creciente hostilidad hacia los venezolanos.

«En Boa Vista, hice un llamamiento para que los políticos sean equilibrados y actúen de manera responsable, y no utilicen el descontento que podría desencadenar fuerzas más grandes de lo que nadie puede controlar», dijo.

Sobre este autor

Sofía Carada

Sofía Carada

Dejar un comentario