Noticias

La oposición venezolana parece estar muy dividida en el seno de la Asamblea Nacional

Sofía Carada
Escrito por Sofía Carada

La etapa de Julio Borges al frente de la Asamblea Nacional ha tenido un mal comienzo, ya que las sucesivas votaciones en la Asamblea de ayer dejaron a la MUD con una estrategia aún más esquizofrénica de lo habitual: al mismo tiempo, declarando que el Presidente ha «abandonado su cargo» y suplicando a los partidarios de ese mismo presidente que, por favor, levanten la medida de «desprecio» de la Asamblea votando a favor de «desincorporar» a los diputados de los estados del Sur.

Está claro lo que Borges estaba tratando de hacer: darle un hueso a la oposición radical (el «abandono del cargo») mientras se avanza pragmáticamente hacia el restablecimiento de los poderes legales de las A.N. (cediendo a la demanda clave del gobierno con respecto al desprecio).

Vale la pena leer la excelente crónica de Ibis León de la sesión de ayer de la Asamblea Nacional de Efecto Cocuyo. Resulta que Julio trató de hacer una gracia y le salió una morisqueta. Un plan de compromiso cuidadosamente negociado para llevar a cabo la medida de «abandono del cargo» a través de una nota de voz se vino abajo cuando el partido más radical de la coalición, Vente Venezuela, rompió el pacto original al llamar a una votación nominal, una votación nominal que dejaría al descubierto las divisiones de MUD. Avanzada Progresista, el hiperdovish centrista de Henri Falcón, no apoyó la medida… ni los radicales, según parece, apoyaron la medida de desincorporación.

Sea lo que sea que los asambleístas estaban discutiendo ayer, la expulsión real de Maduro no fue por eso.

Así que un par de votos fue para preservar la unidad de la oposición dándole a cada franja algo de lo que quería hacer exactamente lo contrario: dejar al descubierto que cualquier polvo mágico de hadas que Henry Ramos Ayub tuviera que le permitiera mantener la votación de la oposición como un bloque, Julio no lo tiene.

Los aspectos procedimentales de todo este debate son probablemente más interesantes que las consideraciones de fondo, que inducen a la desesperación. La medida del Abandono del Cargo fue totalmente simbólica -el Tribunal Supremo ya había dictaminado que la medida no tendría efecto varias horas antes de que se votara- y se basó en el tipo de «lectura forzada» de la constitución que renuncia a las altas cualidades morales de la Asamblea en términos de fidelidad al estado de derecho.

Los titulares de los medios de comunicación extranjeros se centran en el ángulo «AN declara a Maduro expulsado», pero eso es bastante tonto: la oposición nunca tuvo el apoyo dentro del estado chavista profundo para hacer que se mantuviera, así que sea lo que sea que los asambleístas estaban discutiendo ayer, la expulsión real de Maduro no lo fue. Y la medida de desincorporación, aunque adoptada, está condenada a ser víctima de los constantes cambios en los objetivos del chavismo: darles lo que pidieron ayer para restaurar los poderes de la A.N. y, por supuesto, se les ocurrirá otro pretexto mañana para seguir reteniéndolos.

Siendo así, lo que realmente estaba en juego ayer era si Borges podía superar la barrera de la competencia mínima: ¿puedes hacer uno de esos acuerdos secretos que la gente sigue diciendo que eres bueno y, al menos, mantener la votación de MUD juntos? Borges falló la prueba de ayer. Se ve mal.

Sobre este autor

Sofía Carada

Sofía Carada

Dejar un comentario