Noticias

Los venezolanos corren a Ecuador antes de que entren en vigor las nuevas reglas de visas

Sofía Carada
Escrito por Sofía Carada

Durante meses, José Amaya mantuvo la esperanza de que su país cambiaría. Aun cuando sus amigos, familiares y vecinos abandonaron Venezuela, con su hambre y violencia, se negó a abandonar su casa, su auto y la única vida que conoció en la ciudad de Maracaibo.

Pero a principios de este mes, Ecuador, a unos 1.600 kilómetros de distancia, anunció que comenzará a exigir visas para los venezolanos a partir del 26 de agosto, después de medidas similares de Chile y Perú. Fue entonces cuando Aymala, de 54 años, llegó a la conclusión de que el tiempo se estaba acabando para él y sus tres nietos.

Cuando vimos las noticias sobre la visa, supimos que ya era hora», dijo mientras esperaba en medio de miles de sus compatriotas desplazados para cruzar la fría y montañosa frontera de Colombia con Ecuador mientras aún podían. «Prácticamente perdimos la esperanza en Venezuela.

Amaya se hizo eco de los sentimientos de muchos que estaban de pie envueltos en mantas junto a un montón de equipaje en la frontera: Las puertas se cerraban a los migrantes venezolanos mientras que la crisis política, económica y humanitaria que los expulsó de sus hogares sólo prometía profundizarse.

Amaya viajó con un grupo de 10 -vecinos y parientes, niños y adultos- que se habían reunido y vendido un Chevy Malibu, unidades de aire acondicionado, muebles y una PlayStation para comprar pases de autobús a través de Colombia para encontrarse con su hijo de 21 años en la capital ecuatoriana de Quito.

Era uno de los más afortunados que esperaban en la frontera. Muchos de los que no tenían nada para vender habían llegado a pie desde Venezuela para superar la fecha límite ecuatoriana. Otros habían abandonado su país hacía más de un año, pero luchaban por sobrevivir en Colombia y aparecieron en la frontera en su último intento de encontrar algún medio para sobrevivir.

«No creo que ni siquiera mi familia pueda creer por lo que he pasado», dijo Ronald Romero, de 25 años, que llevaba zapatillas porque dijo que un camionero que lo recogió haciendo autostop le había robado los zapatos, el teléfono y el dinero que había ahorrado para comprar un billete de autobús. «He tenido hambre, cansancio, frío. He llorado mucho porque estoy sola».

Salió de Venezuela hace seis meses, pero no pudo encontrar trabajo en Colombia, dijo, por lo que planeaba caminar para encontrar a su hermana en Argentina, a más de 4.828 kilómetros de distancia.

Aumento del número de personas que cruzan la frontera con Ecuador
Alrededor de 4.500 venezolanos han cruzado esta frontera diariamente desde que Ecuador anunció el nuevo requisito de visa a principios de este mes, según Jorge Pantoja, secretario de seguridad pública de la cercana ciudad de Ipiales. Eso es más que un promedio de entre 1.800 y 2.200 venezolanos al día antes del anuncio, dijo.

Hasta 7.800 venezolanos al día podrían pasar este fin de semana mientras se avecina la fecha límite de Ecuador, dijo.

Esa inundación ha llevado a la autoridad migratoria de Colombia a ampliar los servicios en el cruce fronterizo de 24 horas entre los dos países para reducir los tiempos de espera, que pueden llegar a más de 15 horas, a fin de reducir el número de venezolanos obligados a pasar las noches en el exterior en esta fría ciudad a una altitud de 2.895 metros, donde las temperaturas después del anochecer a menudo descienden hasta cerca de los cuatro grados centígrados.

Cerca de 500.000 venezolanos han salido de Colombia por este paso fronterizo desde principios de este año, según las autoridades migratorias colombianas.

La gran mayoría llegan a la frontera sin pasaportes, que son casi imposibles de conseguir en su país. Luego solicitan un documento de identidad improvisado especial en el lado colombiano que les da acceso a Ecuador. Tras la entrada en vigor de la nueva norma de visas el lunes, sólo los venezolanos con pasaportes que hayan solicitado y pagado visas podrán cruzar a Ecuador.

Cerca de 250.000 venezolanos viven en el pequeño país montañoso de 17 millones de personas, que recientemente ha visto aumentar las tensiones entre ecuatorianos e inmigrantes. Al discutir la posibilidad de nuevas restricciones de visas el mes pasado, el presidente ecuatoriano Lenin Moreno dijo, «todo tiene un límite».

Una joven pareja, Dais Ojeda, de 31 años, y Dargur Rodríguez, de 28, habían pasado dos años viviendo en el este de Colombia, cerca de Venezuela, con sus dos hijos, de seis y ocho años. Ella vendía café en la calle y él trabajaba en la construcción. Pero a medida que pasaron los meses, aún más venezolanos llegaron a la pequeña ciudad colombiana donde vivían y trabajaban, lo cual se hizo más difícil de encontrar. Todos los días luchaban por poner comida en la mesa hasta que empezaron a darse cuenta de que tenían que seguir adelante.

Cuando se enteraron de que Ecuador pronto cerraría sus puertas a los venezolanos sin pasaportes, se fueron de casa y se dirigieron hacia el oeste, caminando y haciendo autostop con los niños durante 10 días para llegar a la frontera.

Escucharon que las cosas eran mejores en Ecuador. Pero no estaban seguros de adónde irían ni de qué trabajo encontrarían.

«Lo averiguaremos cuando lleguemos allí», dijo Ojeda mientras esperaba en fila con su familia en la frontera.

Cerca de allí, Roni Blanco, de 31 años, se sentó sobre el frío hormigón frotando su pie donde se había desgastado a través de su calcetín con las pantuflas de espuma rosa que llevaba puestas.

Durante un año y dos meses, ha trabajado en varios talleres mecánicos de la capital colombiana, Bogotá. Su objetivo era ahorrar dinero para sacar a sus hijos y padres de Venezuela, pero cada día sus ingresos iban directamente a la comida y al alquiler. A medida que llegaban más venezolanos, se encontraba frecuentemente sin trabajo, por lo que caminó ocho días hasta esta frontera antes de que cerrara.

«La idea es conseguir trabajo y traer a mi familia», dijo, sentado con dos compañeros que conoció en el camino. «No sabemos a qué ciudad vamos a ir porque no sabemos nada de Ecuador.»

Colombia ha protestado contra las medidas restrictivas de inmigración en otros países sudamericanos mientras el continente se enfrenta a un éxodo de cuatro millones de personas de Venezuela, que la Organización de los Estados Americanos ha pronosticado que podría llegar a ocho millones a finales del próximo año si no se producen cambios significativos. Mientras más países cierren sus puertas a los migrantes venezolanos, más se quedarán atrapados en Colombia, que comparte una frontera de 1.900 km con Venezuela y acoge a más venezolanos que cualquier otra nación, aproximadamente 1,4 millones.

Los venezolanos no tienen otra opción
Los grupos humanitarios han advertido que tales restricciones sólo harán que la migración sea clandestina.

«Nos preocupa que la nueva visa para los venezolanos pueda tener impactos negativos», dijo a Al Jazeera una portavoz de la agencia de la ONU para los refugiados en Bogotá. «Según la experiencia del ACNUR, las medidas para restringir el acceso no necesariamente crean una disminución en el flujo migratorio, sino que pueden poner en riesgo a las personas que utilizan los cruces fronterizos ilegales controlados por grupos delictivos».

En la frontera, Yurima Gutiérrez, de 30 años de edad, también dudaba de que los requisitos de visado impidieran a los venezolanos venir a Ecuador, recordando la facilidad con la que había entrado a Colombia a través de parches informales y sin vigilancia a través de la frontera.

Apenas dos semanas antes había sido despedida como administradora de empresas de una subsidiaria de la decrépita empresa petrolera estatal venezolana, PdVSA, y se le había pagado una indemnización por despido que le permitía comprar sólo cuatro kilogramos de harina. Casi aterrorizada, se dio cuenta de que la única manera de alimentar a sus cuatro hijos era abandonar el país inmediatamente, por lo que dejó a los dos mayores con sus parientes y llevó a los más pequeños a través de Colombia a Ecuador.

«No se puede impedir que los venezolanos se vayan porque los venezolanos no tienen otra opción», dijo, acurrucada en una manta con sus dos hijos entre las multitudes de sus compatriotas mientras la noche estaba en la frontera. «No hay futuro en Venezuela».

Sobre este autor

Sofía Carada

Sofía Carada

Dejar un comentario