Noticias

Multitudes lloran al ex presidente de Perú García

Sofía Carada
Escrito por Sofía Carada

Grandes multitudes se han reunido en la capital peruana para el cortejo fúnebre del ex presidente Alan García, quien se quitó la vida después de que las autoridades llegaran a su casa para arrestarlo por su presunta participación en un caso de corrupción.

Los dolientes llevaron el ataúd de García por las calles de Lima el viernes antes de la cremación de un hombre que dos veces dirigió la nación.

Su primer mandato en la década de 1980 se vio empañado por el caos financiero y la violencia rebelde, pero se ganó una oportunidad de redención política cuando los peruanos lo devolvieron al poder en 2006.

El monumento en memoria de García, un poderoso orador carismático y polarizador, incluyó un velatorio en la sede del partido que una vez dirigió, la Alianza Popular Revolucionaria Americana.

Luciana García Nores, hija de García, leyó una nota que se dice que fue escrita por su padre antes de quitarse la vida.

En la nota, dijo que había cumplido su misión política a pesar de los esfuerzos por «criminalizarlo» a lo largo de las décadas, y que abandonaba su cuerpo en una muestra de «desprecio» por sus adversarios.

Había amargura entre algunos seguidores que creían que el ex presidente había sido acosado para quitarse la vida.

El codificador sueco en manos de Ecuador defendió anteriormente al fundador de WikiLeaks, Julian Assange.
Ricardo Pinedo, secretario del ex líder, dijo que los críticos de García «vivirán encadenados por su odio, y así es como morirán».

Para colmo, la policía peruana dijo que un autobús que transportaba a los partidarios de García al funeral se estrelló el viernes temprano en las afueras de Lima, matando a ocho personas e hiriendo a más de 40.

García, de 69 años, había sido investigado por haber recibido pagos de la constructora brasileña Odebrecht durante las obras del metro de la ciudad hace una década.

Odebrecht admitió haber repartido cerca de US$800 millones a políticos de toda la región a cambio de contratos estatales.

Todos menos uno de los ex presidentes electos vivos del Perú son sospechosos de estar involucrados en el escándalo de Odebrecht.

Sobre este autor

Sofía Carada

Sofía Carada

Dejar un comentario