Tecnologia

Las empresas de tecnología podrían enfrentarse a más presión por el Coronavirus

Sofía Carada
Escrito por Sofía Carada

En Israel e Inglaterra, ya lo están haciendo

A estas alturas, la mayoría de los americanos han recibido el mensaje de que, en la medida de lo posible, deben mantenerse alejados de todos los demás. En San Francisco y en un creciente número de otras ciudades alrededor del mundo, todos los viajes no esenciales han sido prohibidos. Incluso en los casos en que la vida se asemeja más a la normalidad, el gobierno ha fomentado el distanciamiento social. Y si alguien en su vida aún no está bajo autocuarentena, enviarle este brutal ensayo de Jeff Wise debería servir. Es un relato plausible de cómo se puede contraer COVID-19 incluso mientras se hace lo posible por lavarse las manos y minimizar los contactos sociales; la prosa es tan aguda y severa que casi la encuentro cruel.

Vale, así que tú eres un distanciamiento social; yo soy un distanciamiento social. ¿Cómo están todos los demás? Es una pregunta que todos tenemos un interés personal en responder, desde el gobierno y los funcionarios electos que manejan el brote hasta los ciudadanos de a pie que se preguntan cuánto tiempo vamos a estar enjaulados. Pero el fatalmente lento despliegue de las pruebas en los Estados Unidos ha hecho mucho más difícil de lo que debería ser trazar el camino de la enfermedad en todo el país. Así que el gobierno ha empezado a considerar otras soluciones.

Soluciones tecnológicas.

Aquí están Tony Romm, Elizabeth Dwoskin y Craig Timberg esta semana en el Washington Post:

El gobierno de los Estados Unidos está en conversaciones activas con Facebook, Google y una amplia gama de compañías tecnológicas y expertos en salud sobre cómo pueden utilizar los datos de localización obtenidos de los teléfonos de los estadounidenses para combatir el novedoso coronavirus, incluyendo el seguimiento de si las personas se mantienen a distancias seguras para frenar el brote.
A los expertos en salud pública les interesa la posibilidad de que las empresas del sector privado puedan recopilar los datos de forma anónima y agregada, que podrían utilizar para trazar un mapa de la propagación de la infección, según tres personas familiarizadas con el esfuerzo, que hablaron con la condición de anonimato porque el proyecto se encuentra en sus primeras etapas.

No tienes que ser miembro de la Fundación Frontera Electrónica para temblar ante algunas de las implicaciones de esto. El gobierno va a monitorear tu ubicación para asegurar que te mantengas a una distancia segura de la gente la mayor parte del tiempo… Incluso si los datos fueran anonimizados como se prometió, todavía podría parecer un precedente peligroso a establecer. ¿Cuándo más podría el gobierno pedir que rastreen nuestros teléfonos?

Dada la sensibilidad que la gente ha tenido últimamente sobre el potencial mal uso de sus datos de Facebook en particular, tiene sentido que esta fue la primera pregunta que Mark Zuckerberg recibió ayer durante su reunión con la prensa. Resulta que Facebook ha puesto a disposición de los investigadores académicos datos de ubicación agregados y anónimos. Issie Lapowsky escribió sobre el programa el martes en Protocolo:

Andrew Schroeder es vicepresidente de investigación y análisis de Direct Relief, una organización internacional de ayuda en casos de desastre con sede en Santa Bárbara. Desde 2017, Schroeder ha estado utilizando herramientas de mapeo desarrolladas por el equipo Data for Good de Facebook para rastrear los movimientos de la población durante los desastres naturales y los brotes de enfermedades. Estos mapas utilizan datos de ubicación agregados y desidentificados de los usuarios de Facebook que tienen el historial de ubicación activado en sus aplicaciones de Facebook. Unas 125 organizaciones sin fines de lucro e instituciones de investigación de todo el mundo tienen acceso a ellos. Schroeder los ha usado para rastrear los esfuerzos de evacuación durante los incendios forestales de California y para hacer un mapa del brote de cólera en Mozambique.
Pero a medida que los esfuerzos de distanciamiento social han barrido el país durante la última semana, Schroeder comenzó a darse cuenta de que las mismas herramientas que ha utilizado para rastrear hacia dónde se mueven las personas en crisis también podrían ser utilizadas para rastrear si se están quedando.

Schroeder dijo a Protocol que planea comenzar a compartir una sesión informativa diaria con el Departamento de Salud Pública de California con sus hallazgos.

Pero Facebook no está compartiendo datos directamente con el gobierno. «No estamos al tanto de ninguna conversación activa o pregunta con los EE.UU. u otros gobiernos en este momento pidiendo acceso a esos datos directamente», dijo Zuckerberg en la llamada del miércoles. «Así que creo que algunos de esos reportes podrían haber estado rehaciendo los proyectos de mapas de prevención de enfermedades que hemos estado haciendo en el pasado.»

Eso parece explicar la parte de Facebook de la historia. ¿Pero qué hay de Google? Esto es lo que la compañía dijo cuando le pregunté. (Fue lo mismo que la compañía le dijo al Post.

"Estamos explorando formas en las que la información de localización agregada y anónima podría ayudar en la lucha contra COVID-19. Un ejemplo podría ser ayudar a las autoridades sanitarias a determinar el impacto del distanciamiento social, de manera similar a la forma en que mostramos los horarios de los restaurantes populares y los patrones de tráfico en Google Maps. Este trabajo seguiría nuestros estrictos protocolos de privacidad y no implicaría compartir datos sobre la ubicación, movimiento o contactos de ningún individuo. Proporcionaremos más detalles cuando estén disponibles".

Me han dicho que este trabajo está en las primeras etapas de desarrollo. Por el momento, Google no ha compartido ningún dato de localización anónimo con el gobierno, y no tiene planes de unirse a un esfuerzo de la industria en caso de que se materialice.

En resumen, cualesquiera que sean las conversaciones que se hayan mantenido entre Big Tech y el gobierno recientemente, no parece que vaya a llevar a compartir directamente los datos de localización. Aún así, el Senador Ed Markey, D-MA, envió una carta a la oficina del jefe de tecnología de los Estados Unidos el jueves con preguntas acerca de cómo el CTO planeaba usar esos datos. «Aunque estoy de acuerdo en que debemos utilizar las innovaciones tecnológicas y la colaboración con el sector privado para combatir el coronavirus, no podemos aceptar una acción que represente una invasión de la privacidad al por mayor, especialmente cuando se trata de información de localización altamente sensible y personal».

Por supuesto, otros gobiernos no tienen tales compulsiones sobre el uso de la vigilancia. Por ejemplo, aquí está la escena en Israel, según Steve Hendrix y Ruth Eglash del Post:

Cuatrocientos israelíes miraron sus teléfonos móviles el miércoles por la noche y descubrieron lo estrechamente que su gobierno los vigila durante la crisis del coronavirus. El Ministerio de Salud del país había enviado alertas de texto personalizadas diciendo a los ciudadanos que una revisión digital de sus movimientos mostraba que habían estado cerca de una persona que se sabía que había dado positivo para el virus.
No era sólo un aviso. El texto también entregó una orden de cuarentena instantánea, de acuerdo con las cada vez más estrictas restricciones dictadas por el gobierno israelí. "Debes entrar inmediatamente en aislamiento [durante 14 días] para proteger a tus familiares y al público", decía el aviso.

Y esto es lo que está sucediendo en Inglaterra, a través de Alexander Martin de Sky News:

El gobierno está trabajando con la red móvil O2 para analizar los datos de localización de los teléfonos inteligentes anónimos para ver si la gente está siguiendo sus pautas de distanciamiento social, según ha sabido Sky News.
Los ministros y funcionarios creen que pueden utilizar los datos de localización de teléfonos móviles anónimos para analizar cómo han reaccionado los londinenses a sus directrices sobre el distanciamiento social y las nuevas restricciones de transporte.

Una lección de todo esto es que si un gigante de la tecnología alguna vez le dice a un gobierno que no puede tener un conjunto de datos, es probable que haya una telecomunicación en ese país que estará feliz de regalarlo o venderlo. Otra es que estamos a punto de aprender mucho sobre la eficacia de los diversos enfoques tecnológicos para hacer frente a la pandemia. Una vez más, sería mejor para todos en los Estados Unidos si la compañía comenzara a probar a la gente para COVID-19 con la diligencia que tienen otras naciones modernas. Pero si ese esfuerzo continúa retrasado, haríamos bien en presionar más en el desarrollo de alternativas.

PUSHBACK

En la columna de ayer, escribí que si Facebook y su CEO podían responder a las preguntas de la prensa sobre la respuesta de la compañía a COVID-19, también podrían hacerlo las otras grandes empresas de tecnología que ahora forman parte vital de nuestra infraestructura nacional: Amazon, Google y Twitter. Yo también tweeteé tanto, y para mi agradable sorpresa, recibí un tweet del CEO de Twitter, Jack Dorsey.

Traducción:

Si Facebook toma las preguntas de la prensa en la respuesta de COVID-19, también lo pueden hacer Amazon, Google y Twitter. Los tres son infraestructura pública vital ahora. Me encantaría escuchar y tener la oportunidad de hacer preguntas a los tres. Regularmente.

Preparará algo…

Me alegra oírlo y, por supuesto, les traeré lo que resulte de esa sesión informativa aquí en este espacio.

Sobre este autor

Sofía Carada

Sofía Carada

Dejar un comentario