Tecnologia

PS4 vs. Xbox One: Los diferentes modelos comparados

Sofía Carada
Escrito por Sofía Carada

N.B. La guía PS4 vs Xbox One es monitoreada mensualmente y actualizada con cualquier nueva propuesta. Para más detalles sobre cómo hacemos nuestras guías de compra, le remitimos a la página Cómo trabajamos. La última actualización fue en septiembre de 2019.

PS4 vs Xbox One es el artículo que hemos diseñado específicamente para ayudarle a entender las diferencias (y similitudes) entre las dos consolas de Sony y Microsoft. De este modo, podrá elegir con conocimiento de causa, lo que le permitirá dotarse de la plataforma que mejor se adapte a sus necesidades y preferencias. La elección de las exclusivas es claramente una de las cosas más importantes a tener en cuenta, pero no es el único aspecto en juego, así que vamos a ir juntos a ver lo más destacado de la comparación PS4 vs Xbox One.

PS4 vs Xbox One: Los diferentes modelos de PS4

Empezando por PlayStation 4, es importante empezar con una pequeña premisa: los modelos que actualmente están en producción de PS4 son dos, a saber, PS4 Slim y PS4 Pro. Estos se hicieron disponibles unos años después del lanzamiento del modelo conocido como PS4 Fat, llamado así porque es más voluminoso que el Slim homólogo, pero ambos están diseñados para un tipo de reproductor diferente (discurso que, como veremos más adelante, también concierne a Xbox One). Veamos ahora, sin embargo, cuáles son las diferencias y para qué público se piensan respectivamente de estas consolas Sony.

PS4 Slim

Como ya hemos visto en nuestra comparación Xbox One S vs, PS4 Slim también fue concebido como una modernización de la primera variante del sistema. Las principales diferencias se refieren al factor de forma, dado que PS4 Slim es aproximadamente un 30% más pequeño que la variante Fat, el sistema de refrigeración y la eficiencia energética, que ve una mejora del 37% y baja a 165 W de hecho. Algunos trucos son inmediatamente identificables simplemente mirando la estética de la consola, que parece visiblemente más pequeña y ya no incluye la banda de luz frontal. Otros, sin embargo, requieren una mirada más atenta, como la eliminación del puerto óptico S/PDIF para la salida de audio -que evitará que los propietarios de sistemas de audio DTS o de auriculares PS4 de gama alta los utilicen con el sistema- y la presencia de dos puertos USB 3.1 en lugar de 3.0.

PS4 vs Xbox One

Las diferencias técnicas son casi irrelevantes en términos de rendimiento, pero esto no significa que no aporten algunas mejoras a la fórmula. Los cambios más obvios son la introducción de soporte para Wi-Fi de 5 GHz y Bluetooth 4.0 (en lugar de 2.1). En el campo computacional, sin embargo, las diferencias son prácticamente nulas. El procesador es una variante más reciente del AMD Jaguar 8-core incluido en la primera PS4, con una arquitectura de 28 nanómetros y que viaja a 1,6 GHz. La GPU es la misma, es decir, un AMD de 800 MHz y 1,84 teraflops con soporte HDR, e incluso la RAM sigue siendo la misma, estableciéndose en 8 GB GDDR5. Por último, incluso la capacidad de almacenamiento es idéntica y dependiendo de los paquetes disponibles puede ser de 500 GB o 1 TB, con ambos modelos de Disco Duro funcionando a 5.400 rpm; aprovechamos esta oportunidad para recordarle que si esto no fuera suficiente todavía puede ampliar la memoria mediante un Disco Duro PS4 externo.

Comparando PS4 Slim y Xbox One S, al final podemos decir que cumplen el mismo papel, resultando todos comparables en términos de potencial gráfico. Ambos soportan HDR y las mismas resoluciones, y la única coyuntura en la que Xbox One S se puede considerar realmente superior a PS4 Slim es en el semi-soporte de pantallas de 4K, ya que One S soporta un ligero aumento de escala a 2K en estas pantallas para reducir el efecto «granulado» dado por el hecho de que la resolución de salida es inferior a la del panel. Dejando de lado este aspecto, por lo tanto, podemos decir que la verdadera motivación que debería empujarte a comprar PS4 Slim en comparación con Xbox One S (las dos plataformas a comparar en esta comparación de las familias PS4 vs. Xbox One) es el stock de títulos.

PS4 Pro

A diferencia de PS4 Slim, PS4 Pro es una consola orientada a aquellos que quieren reproducir la biblioteca de PS4 utilizando un televisor de 4K. Los juegos compatibles son los mismos, por lo que no hay limitaciones desde este punto de vista; lo que cambia es el lado del hardware, ya que se requiere una mayor potencia computacional para lograr un mayor nivel de detalle sin reducir la velocidad de cuadro. Como ya hemos explicado en nuestro artículo dedicado específicamente a PS4 Pro, la consola es capaz de ofrecer una experiencia de mayor calidad que su homóloga Slim.

PS4 vs Xbox One

Dicho esto, sin embargo, es importante señalar que a diferencia de Xbox One X – el modelo con el que tienes que relacionarlo en la comparación PS4 vs Xbox One – PS4 Pro no soporta el 4K nativo, ofreciendo en su lugar soporte para 2K o (con títulos soportados) el 4K dinámico, es decir, logrado por medio de una técnica de escalado llamado «tablero de ajedrez». Con esta técnica, ilustrada en la imagen de abajo, es posible, de hecho, ofrecer una resolución que hace que todo sea comparable a su contraparte nativa sin impactar de la misma manera en el rendimiento del sistema.

PS4 vs Xbox One

Por el lado del hardware, la PS4 Pro ocupa mucho más espacio (es un 78% más grande) y consume más potencia (310 W) que la PS4 Slim, teniendo que acomodar hardware de mayor rendimiento, y cuenta con especificaciones más notables. Tanto la CPU como la GPU tienen un reloj más alto que el de la PS4 Slim, siendo respectivamente un AMD Jaguar de 8 núcleos a 2,1 GHz y un AMD Radeon de 911 MHz. RAM va de 8 GB GDDR5 a 8+1 GB, donde ese Gigabyte adicional está diseñado para gestionar de forma independiente todas las funciones no relacionadas con el juego para que todos los 8 GB restantes estén disponibles en el juego.

La mayor diferencia entre Xbox One X y PS4 Pro, sin embargo, es que incluso si ambas consolas están diseñadas para reproducir en 4K (una de forma nativa y la otra a través de la ampliación), sólo PS4 Pro permite, con los títulos compatibles, ofrecer mejoras de rendimiento y gráficos incluso con pantallas Full HD. Cuando no se juega en 4K, de hecho, se puede activar un «modo de rendimiento» que, dependiendo del caso, ofrecerá mejoras como una mayor velocidad de cuadro, mejoras en el filtro antialiasing, etc. Este hecho, por lo tanto, nos lleva a una conclusión importante. En el choque entre PS4 y Xbox One, cuando se trata del modelo de gama más alta del sistema, PS4 Pro es la mejor opción para aquellos que quieren tener acceso a la elección entre un mejor rendimiento y una mayor resolución, mientras que -como veremos pronto- Xbox One X es mejor para los juegos de 4K, siendo el único que soporta esa resolución de forma nativa pero sin ofrecer beneficios fuera de la resolución superior.

PS4 vs Xbox One: Los diferentes modelos de Xbox One

Pasando ahora a hablar de la familia de Redmond House, de nuevo tenemos que decir que hay dos variantes diferentes de la consola: Xbox One S y Xbox One X. Al igual que con PS4, los dos modelos de Xbox One también están diseñados para dos objetivos diferentes y, a su vez, están diseñados para competir con las dos soluciones de Sony; veamos juntos lo que podemos esperar de estos dos sistemas.

Xbox One S

Como ya hemos explicado en nuestro artículo dedicado específicamente a Xbox One S, esta segunda iteración de la consola de octava generación de Microsoft tiene un sector de hardware mucho más moderno, con una diferencia intergeneracional mucho mayor que la que existe entre PS4 y PS4 Slim.

En primer lugar, la consola pierde su aspecto de «decodificador» y ve una reducción del 40% de su tamaño, a la vez que consigue mejoras significativas como la inclusión del sistema de alimentación en el interior de la carrocería -una gran ventaja respecto a la edición anterior- y, finalmente, la opción de poder utilizarlo verticalmente. Las mejoras en términos de características también son interesantes, como un controlador que ya no es Wi-Fi sino Bluetooth con soporte nativo de Windows 10 para su uso en PCs, y la inclusión incluso de un puerto HDMI-In para soportar servicios de TV/SAT, que junto con la llegada de un sensor IR Blaster le permite utilizar la consola como un «centro multimedia todo en uno» para su TV.

Hablando de hardware, Xbox One S cuenta con un procesador AMD Jaguar de 8 núcleos y 1,75 Ghz y una GPU Durango de 2.914 MHz. También en este caso RAM y VRAM son compartidos, y ascienden a 8 GB DDR3, perteneciendo así a una tecnología más antigua que los 8 GB GDDR5 de PS4 Slim. El almacenamiento, finalmente, puede ascender a 500 GB, 1 TB o 2 TB dependiendo del caso (incluso si el último modelo de HDD ya no está en producción).

En cuanto a las características gráficas, Xbox One S cuenta con la introducción de la resolución 4K para todo el contenido excepto los juegos, por lo que puede reproducir BR-Ultra HD y TV en 4K, pero al mismo tiempo admite una ampliación a 2160p para los juegos con el fin de evitar un efecto de borrosidad típico de cuando se tiene una salida Full HD en una pantalla de 4K. En esta coyuntura de PS4 vs Xbox One comparación, por lo tanto, podemos decir que Xbox One S cuenta con una resolución máxima en el juego superior a PS4 Slim sin sacrificar nada, ni siquiera el apoyo a HDR, pero al final las dos consolas son absolutamente comparables en términos de rendimiento gráfico. Si usted necesita equiparse con un sistema de juego que también tiene un mayor espectro de capacidades multimedia, Xbox One Slim es más adecuado que PS4 Slim, de lo contrario será el stock de títulos y prácticamente nada más para dictar cuál de los dos elegir.

Xbox One X

La opción de Redmond orientada a 4K la ofrece Xbox One X, que actualmente cuenta con el disco de consola más potente del mercado. La motivación detrás de esta potencia se debe enteramente al hecho de que, a diferencia de PS4 Pro, Xbox One X es compatible con el 4K nativo, por lo que si tu intención es comprar una consola para complementar un televisor de 4K para liberar todo su potencial, entonces Xbox One X es la única opción realmente disponible para ti. PS4 Pro, de hecho, es compatible con 4K pero a escala, ofreciendo buenos resultados pero no comparables a los de Xbox One X.

PS4 vs Xbox One

Mirando al hardware, la inmensa diferencia es evidente no sólo en la comparación directa entre Xbox One S y Xbox One X, sino también entre PS4 Pro y Xbox One X. El procesador es un AMD Jaguar de 8 núcleos, al igual que en la Xbox One S, sólo que en lugar de trabajar a 1,75 GHz, funciona a 2,3 GHz. RAM/VRAM es GDDR5, pero cuando PS4 Pro opta por una solución Xbox One X de 8+1 GB, incluso monta 12 GB, que es más de lo que muchos PCs de juegos incluyen en sus casas. Estas especificaciones, una vez añadidas a la GPU Scorpio con un impresionante volumen de transferencia de datos para una consola (unos 6 teraflops), permiten que la consola alcance los 4K nativos sin ningún problema.

En conclusión, Xbox One X no es más que una consola con las mismas características que Xbox One S (del IR Blaster o soporte para 4K Blu-Ray), pero con la posibilidad de jugar en 4K nativo y compatibilidad con funciones avanzadas como la codificación H.265 para capturar películas en 4K a 60 fps y audio espacial Dolby Atmos o Windows Sonic. No hay duda, Xbox One X gana en una confrontación directa con PS4 Pro si no es por una sola cosa y sólo por una: la incapacidad de mejorar la velocidad de fotogramas o, de todos modos, la representación gráfica de los juegos compatibles si decide no optar por 4K, característica que en cambio está presente en el buque insignia de Sony.

Sobre este autor

Sofía Carada

Sofía Carada

Dejar un comentario