Tecnologia

Viuda de un periodista mexicano asesinado ‘atacado por spyware’.

Sofía Carada
Escrito por Sofía Carada

Ciudad de México – Griselda Triana, la viuda del periodista mexicano asesinado Javier Valdez, fue atacada por spyware del gobierno menos de dos semanas después de que el prominente reportero fuera asesinado, según Citizen Lab, un grupo de vigilancia de Internet con sede en Toronto.

El grupo dijo el miércoles que Triana recibió mensajes de cebo 10 días después de que su esposo, que cubría el tráfico de drogas, fuera asesinado en mayo de 2017 en las calles de Culiacán, la capital de Sinaloa.

La computadora portátil y el teléfono móvil de Valdez fueron retirados de la escena del crimen y siguen desaparecidos de las investigaciones, según informes oficiales.

El caso de Triana se produce después de que las investigaciones previas de Citizen Lab revelaran que los periodistas que cubren la corrupción, los abogados de derechos humanos que lideran casos de alto perfil que involucran al gobierno, los activistas anticorrupción, los políticos de la oposición y otros, han sido atacados en los últimos años con mensajes SMS de cebo cuidadosamente diseñados que contienen enlaces para instalar Pegasus -el programa espía- en sus teléfonos, sin ningún fundamento legal para estas acciones.

«Me sentí profanado», dijo Triana a Al Jazeera.

«Habría hecho cualquier cosa para ayudar a las autoridades a encontrar a la persona que asesinó a mi esposo, así que ¿por qué harían esto sin mi consentimiento?

Manifestantes piden justicia tras los ataques a periodistas en México[Sashenka Gutiérrez/EPA].
Triana le dijo a Al Jazeera que no sabía que los mensajes eran carnada hasta que leyó en noviembre cómo los colegas de Valdez habían sido blanco de la Pegasus un par de días después de su muerte, y la impulsó a comunicarse con las ONG para averiguar si ella había sido un blanco.

«No se me ocurre ninguna razón legítima por la que Griselda haya sido atacada, especialmente porque cooperó plenamente con las autoridades», dijo Luis Fernando García, un abogado que dirige la organización de derechos digitales R3D.

«Cuando un periodista es asesinado en México, no es inusual que las autoridades traten de culpar a las víctimas en lugar de tratar de resolver el caso», dijo a Al Jazeera.

García forma parte de un equipo internacional de abogados que representa a las víctimas de la Pegasus que presentaron una demanda en curso en Israel contra NSO Group en 2018. NSO Group es una empresa israelí que desarrolla y vende Pegasus.

LEER MÁS
Manifestantes exigen justicia por el asesinato de Javier Valdez
«La OSN otorga licencias de tecnología a gobiernos y agencias de aplicación de la ley con el único propósito de luchar contra el terrorismo y el crimen para salvar vidas», dijo un portavoz de la OSN a Al Jazeera en una declaración enviada por correo electrónico.

«Aunque no podemos discutir si un gobierno o agencia en particular ha licenciado nuestra tecnología para estos propósitos, cualquier cosa que quede fuera de la prevención o investigación del crimen y el terror es considerada un uso indebido y será investigada. La compañía se toma en serio el mal uso y tiene el derecho de apagar el sistema si es necesario», continúa la declaración.

Dado que supuestamente Pegasus sólo se vende a los gobiernos, y que existen registros oficiales de que el gobierno mexicano compró Pegasus en 2014, así como una amplia investigación pública y cobertura de los medios de comunicación que apunta a 24 casos de uso indebido en el país desde 2017, Al Jazeera preguntó específicamente a la ONE qué medidas había tomado para evitar que el gobierno mexicano utilizara indebidamente el software – o cortara su acceso – y también preguntó si había alguna inexactitud en la investigación reportada.

La OSN se negó a comentar argumentando que no tenía conocimiento del nuevo caso de presunto uso indebido.

¿Un esfuerzo de encubrimiento?
«Está claro que el gobierno anterior no tenía interés en resolver el caso y en realidad todo apunta a un esfuerzo activo para encubrir las huellas de los perpetradores», dijo Leopoldo Maldonado, abogado que trabaja con las víctimas y está a cargo del programa legal del Artículo 19 de México, un grupo de defensa de la libertad de prensa con sede en el Reino Unido.

LEER MÁS
México: Un nuevo premio de periodismo honra a quienes cubren abusos de derechos humanos
Los documentos muestran que la fiscalía federal de México (conocida como PGR bajo el anterior gobierno de Enrique Peña Nieto), compró al menos 500 licencias de software Pegasus en 2014 y pagó por las actualizaciones en 2016 y 2017, gastando al menos más de 40 millones de dólares en el software. Pero cuando la agencia federal de transparencia (INAI) le exigió que revelara los documentos en octubre de 2018, la PGR declaró que sí compraron el software pero nunca lo utilizaron.

«No tiene sentido que gasten esa exorbitante cantidad de dinero en el software y luego nunca lo usen», dijo García. «No tiene ningún sentido.»

El software puede ser utilizado con una orden judicial, pero ninguna agencia gubernamental ha producido una orden judicial para respaldar las investigaciones.

La PGR era una de las tres agencias gubernamentales acusadas de usar la Pegasus ilegalmente y era la misma agencia encargada de investigar el caso. El mes pasado, la PGR informó al INAI que había desinstalado el software de sus computadoras, descartando la posibilidad de encontrar evidencia de su uso.

«El problema no es sólo que el gobierno usó el software erróneamente, sino también que trató de encubrirlo», dijo Maldonado a Al Jazeera.

Sobre este autor

Sofía Carada

Sofía Carada

Dejar un comentario