Noticias

Los venezolanos enfrentan nuevas barreras y xenofobia en toda América del Sur

Sofía Carada
Escrito por Sofía Carada

Yonaimer Godoy y su esposa miraron su teléfono roto, sus ojos manchados de lágrimas.

«¿Qué estás haciendo allí?» El padre de Godoy le preguntó a través de una videollamada.

«Llorando».

Era el segundo cumpleaños de su hijo, y estaban atrapados en un refugio de migrantes en Lima, Perú. Habían dejado su hogar en Venezuela con una meta: ganar suficiente dinero para ayudar a su familia y eventualmente sacarlos de su país en colapso.

Sin embargo, el Perú, el segundo receptor más importante de los más de cuatro millones de migrantes y refugiados que han salido de Venezuela, ha sido duro para ellos. Con visas de turista temporales, no pudieron encontrar el trabajo que buscaban. En cambio, se vieron obligados a vender bebidas en las esquinas por unos siete dólares al día y dijeron que se habían enfrentado a una creciente ola de xenofobia.

Semanas antes, una nueva barrera se levantó para la familia, ya que Perú se convirtió en uno de los cada vez más numerosos países que toman medidas drásticas contra la migración venezolana, estableciendo nuevas regulaciones migratorias que imposibilitan el ingreso regular de la mayoría de los venezolanos.

Los dos padres estaban atrapados en un lado del continente y su hijo de dos años estaba en el otro dentro de su país en colapso.

«No pensé que Perú sería así», dijo Godoy, sentado en la esquina de un refugio de refugiados con su esposa. «Esta situación en la que estamos ahora mismo, no pensé que me pasaría a mí.»

Nuevas restricciones
Hasta hace poco, los países latinoamericanos eran conocidos por ser receptores relativamente abiertos de la creciente ola de migrantes y refugiados venezolanos que huían de las crisis económicas, políticas y humanitarias en su país de origen. La documentación ha sido una de las mayores luchas de la crisis porque se ha vuelto virtualmente imposible obtener documentos básicos como pasaportes dentro de Venezuela.

Como respuesta, países como Perú permitieron brevemente a los migrantes solicitar un permiso de residencia temporal (PTP) que les permitía vivir y trabajar condicionalmente en el país. Otros, entre ellos Colombia, aceptaron pasaportes venezolanos vencidos.

Sin embargo, desde que se inició una oleada de migración a finales de 2018, los países de la región han introducido lentamente barreras legales para los venezolanos.

La última ronda de estas restricciones se produjo en junio, cuando el presidente de Perú, Marton Vizcarra, introdujo lo que él denominó un «visado humanitario», que exige que los migrantes presenten no sólo un pasaporte válido para entrar en el país, sino también una lista de otros documentos. Dijo que las restricciones eran para mejorar la seguridad de los ciudadanos peruanos.

Cuando la visa entró en vigor el 15 de junio, la migración regular se desplomó de su pico de 9.000 migrantes que entraban a Perú diariamente a 450 personas al día. Pocos de los que se les permitió entrar cumplieron con los requisitos de visa, según Federico Agusti, representante de la agencia de refugiados de la ONU en Perú. La mayoría de las 450 fueron excepciones a la regla, como las personas con condiciones médicas severas y discapacidades certificadas o las mujeres embarazadas.

Una semana después, Chile implementó restricciones similares, exigiendo que los migrantes tuvieran un pasaporte y una visa de residencia en un esfuerzo por reducir el número de venezolanos que llegan con visas de turista. Cientos de familias venezolanas han quedado varadas en condiciones precarias en la frontera entre Perú y Chile durante más de un mes. También se espera que las nuevas restricciones entren en vigor en Ecuador a finales de este mes.

«La realidad es que muchas personas han continuado así, con una salud increíblemente deteriorada y condiciones desesperadas», dijo Agusti.

Xenofobia
Al mismo tiempo, los venezolanos han enfrentado cada vez más ataques y actitudes xenófobas. Casi 75 por ciento de los peruanos dicen que se oponen a la migración venezolana, citando el temor de que aumente la delincuencia y que los migrantes se queden sin trabajo, según una encuesta realizada por el Instituto de Estudios Peruanos.

Los políticos peruanos sólo han contribuido a esos temores, según Luisa Feline Freier, investigadora de la Universidad del Pacífico de Lima. Cuando Vizcarra anunció la nueva visa, se paró frente a un avión para migrantes venezolanos deportados con antecedentes penales y se refirió a ellos como «malos elementos».

«Fue un acto muy populista», dijo, «Y eso demuestra un poco de lo que se trata».

Los grupos de derechos humanos temen que se impongan más restricciones, obligando a los venezolanos «a la sombra», lo que hace más vulnerable a una población ya vulnerable.

«Si los gobiernos requieren estas visas, si los gobiernos requieren estos documentos, las personas que intentan acceder a su territorio pasarán por medios ilegales, lo que significa que estarán en riesgo de ser traficantes y contrabandistas», dijo Francisco Quintana, director del Centro Andino para la Justicia y el Derecho Internacional.

Cuando llegan al país, los migrantes sin documentación formal a menudo son aprovechados por los empleadores, a quienes se les da largas horas de trabajo por fracciones de los precios que normalmente se les pagaría, si es que se les paga en absoluto.

Ese fue el caso de Juan Miguel Aluarez, un joven de 22 años de Barquisimeto que llegó a Perú en julio, después de que la nueva visa fuera puesta en marcha.

Ante una situación financiera insoportable, Aluarez abandonó la universidad en Venezuela y huyó solo por el continente para encontrarse con su hermano en Perú. Quería encontrar un trabajo y enviarle dinero a su madre.

Sin dinero ni pasaporte, pasó meses caminando, haciendo autostop y durmiendo en las calles de Colombia y Ecuador. Cuando llegó a la frontera entre Ecuador y Perú, dijo que los funcionarios de migración le negaron la condición de refugiado y la entrada al país.

«No quería llegar ilegalmente, les dije», recordó Aluarez. «Lloré, les dije que vine a trabajar, que no tenía familia en ninguna parte de este país (Ecuador). Les dije que quería trabajar para poder enviarle dinero a mi madre, pero no. Nada.»

Se vio obligado a cruzar a hurtadillas la frontera entre los puertos oficiales de entrada y subirse a un coche al otro lado para reunirse con su hermano en su casa cerca de la frontera. Pero cuando llegó, Aluarez descubrió que su hermano no tenía el dinero ni el espacio para mantenerlo. Aluarez hizo autostop para llegar a Lima, un lugar donde pensó que podría encontrar trabajo y una manera de legalizar su estatus en el país.

Se encontró en una situación similar a la de Godoy, el migrante separado de su hijo: sin trabajo, sin papeles y sin derechos.

«Espero que algún día pueda conseguir un buen trabajo, pueda terminar mis estudios, pueda conseguir mi pasaporte, pueda conseguir una visa, que pueda tener todos mis papeles arreglados», dijo Aluarez. «Pero tengo miedo de que me obliguen a regresar a Venezuela sin nada.»

Los dos migrantes esperan poder obtener algún tipo de estatus legal en el país, y que Godoy, a través de eso, pueda traer a su hijo a Perú, pero su capacidad para hacerlo probablemente sólo disminuirá con el tiempo.

Si nada cambia, se espera que la crisis migratoria venezolana llegue a ocho millones de personas para finales de 2020, convirtiéndose en la mayor migración humana del mundo, lo que empujaría a los países receptores, ya de por sí tensos, a un punto de ruptura en su lucha por proporcionar ayuda básica. Francisco dijo que con el crecimiento esperado, esas restricciones migratorias sólo van a crecer.

De vuelta en el refugio, Godoy dijo que se siente atascado y que la Lima que pintó en su cabeza mientras estaba en Venezuela no es la que encontró cuando llegó. Él espera trabajo y un futuro mejor para su familia, pero su cara es pesada mientras mira las fotos de su hijo pequeño rodeado de su padre y otros miembros de la familia.

«No es fácil», dijo Godoy, con los ojos mojados, «saber que no puedes traerlos a ver[estas fotos] y saber que no puedes estar con tu familia».

Sobre este autor

Sofía Carada

Sofía Carada

Dejar un comentario