Noticias

Una farsa grotesca que se disfraza de Memoria y Cuenta

Sofía Carada
Escrito por Sofía Carada

El viernes, el vicepresidente Tareck El Aissami, junto con todos y cada uno de los miembros del gabinete de 32 ministros, se presentaron ante el Tribunal Supremo de Justicia para cagar en la Constitución. En violación directa, inequívoca y cara’e’tabla del mandato explícito del artículo 244 de la Constitución de 1999, dieron su discurso de Rendición de Cuentas 2017 no a la Asamblea Nacional electa, sino a la pandilla de pseudo-judicios compinches que conforman el Tribunal Supremo de Justicia, y a su nuevo Presidente, Maikel Moreno.

Resumiendo, esta Gran Ocasión de Estado consistió en que un capo de la droga designado leyera un discurso a un asesino convicto.

Esto no fue una sorpresa. Los observadores venezolanos nunca soñaron que Maduro se sometería de nuevo a un escrutinio crítico. Este evento, sin embargo, se sintió especialmente insultante. Los puñetazos en la cara duelen, incluso si sabes que vienen.

Por una vez, el evento no se emitió en una cadena nacional. Duró poco más de una hora, comenzando a las 11:30 de la mañana con El Aissami excusándose por no haber presentado todo el asunto en la Asamblea; argumentando que había sido imposible debido a que los legisladores, a quienes él se refirió como traidores, se negaron a cumplir con la misma Constitución que ellos estaban violando en ese acto.

«Los cimientos del Palacio Legislativo han sido sonreídos», dijo. Sonreído por el proceso democrático conocido como elecciones, debería haberse aclarado.

Después de un par de minutos de la visión tropical del chavismo sobre el noticiario de Orwell (junto con algunos despotricamientos anti-Almagro), el VP comenzó a mostrar algunas diapositivas en powerpoint.

«Los cimientos del Palacio Legislativo han sido sonreídos», dijo. Sonreído por el proceso democrático conocido como elecciones, debería haberse aclarado.

Elogió la eficiencia de la campaña de ahorro de energía del año pasado, olvidando que la reducción de la demanda de energía fue posible gracias a la destrucción masiva de la economía del país. Luego se dedicó a reconocer el «increíble» trabajo que Venezuela había realizado en los Juegos Olímpicos de verano del año pasado. Tres medallas: Dos monedas de plata, una de bronce; el mejor resultado que Venezuela ha logrado, sí, pero ni siquiera la mitad de lo que nuestro «malvado» vecino Colombia obtuvo, después de aplicar esquemas de financiamiento efectivos.

Entonces las cosas se volvieron reales, cuando él trajo los gráficos.

No mucho está subiendo en Venezuela en estos días, aparte de los precios. Una de ellas es el salario mínimo, que aumentó un 500% el año pasado. Según El Aissami, esto demuestra el compromiso del gobierno con la protección de la clase obrera. Por supuesto, la inflación fue de alrededor del 600% (no lo sabemos exactamente, porque no nos lo dirán), lo que plantea la pregunta: ¿es que no entiende la diferencia entre los valores nominales y los reales, o simplemente está fingiendo que no la entiende?

De una forma u otra, la clase obrera puede comprar mucho menos hoy con su nuevo salario mínimo que hace un año; o hace 20 años, para el caso, antes de que los 35 aumentos salariales que el chavismo está tan orgulloso de haber decretado.

Según El Aissami, la pobreza también se ha reducido notablemente desde que Chávez fue elegido por primera vez hace 18 años; incluso después de que un estudio reciente de ENCOVI demostrara que ahora somos posiblemente más pobres que Haití. Momentos después, el Vicepresidente también nos aseguró que la esperanza de vida ha aumentado a 75 años. Me gustaría verle a él o a nuestro Ministro de Salud explicárselo a las personas que mueren en los hospitales públicos debido a la falta de antibióticos.

También se refirió a nuestras universidades, afirmando que desde que el chavismo tomó el poder, más de 2,8 millones de estudiantes se han matriculado en la educación superior. Lo que no mencionó es que las universidades autónomas se han visto obligadas a aceptar a más personas de las que pueden aceptar para hacerlo; también trabajan con presupuestos extremadamente cortos desde hace años. Asimismo, El Aissami señaló que la matrícula escolar se ha duplicado en las últimas dos décadas. Es una pena que la mayoría de esos niños abandonen la escuela para convertirse en bachaqueros o pranes. Algunos de ellos simplemente serán golpeados hasta la muerte por sus compañeros de clase antes de eso. Oh, el Hombre Nuevo.

También prometió que el CLAP y los Carnets de la Patria empoderarán al pueblo y conducirán a la largamente prometida «felicidad suprema», a pesar de que ambos elementos son una amenaza evidente para los derechos sociales del pueblo venezolano, que ya han sido violados.

Cerró asegurando que todos los venezolanos estaban representados en ese auditorio del TSJ lleno de jueces no electos, porque #FuckLogic.

Finalmente, aprovechó la oportunidad para agradecer a las Fuerzas Armadas por otorgar un suministro adecuado de alimentos a todo el país, siendo al mismo tiempo los guardianes de nuestra soberanía alimentaria. Tiene razón, en cierto modo: las Fuerzas Armadas realmente controlan casi todos los aspectos del proceso de distribución de alimentos, desde su llegada a La Guaira en un contenedor mexicano sobrefacturado, hasta su venta a la gente que hace fila durante horas en tiendas y abastos. Son los responsables directos de que el hambre alcance niveles nunca antes vistos en esta mitad del mundo.

Todo el asunto tenía un tono claramente militarista. Los halagos hacia las FANB y el Ministro de Defensa Vladimir Padrino, así como los paralelismos imaginarios entre nuestra crisis actual y la Batalla de Carabobo fueron recurrentes en el discurso de El Aissami. Esto tampoco es nuevo: el militarismo es una de las características clave del chavismo, pero durante las últimas semanas los Hombres de Verde Olivo parecen haberse vuelto particularmente importantes para el gobierno y su discurso.

Los ministros venezolanos claramente no dirigen el país.

La particular Memoria y Cuenta de El Aissami no podía terminar sin un guiño a las drogas. El vicepresidente anunció la nueva Misión Justicia Socialista, cuyo objetivo principal será garantizar la seguridad de todo el pueblo venezolano (no es que lo hayamos escuchado antes ni nada) y librar una «batalla implacable contra el narcotráfico». Es un poco como poner a Jack el Destripador a cargo de un Refugio de Violencia Doméstica.

Antes de terminar, El Aissami dijo que las sanciones que el Departamento del Tesoro le impuso a él y a su testaferro, Samark López, fueron una clara agresión a Venezuela en su conjunto, sin explicar realmente por qué. Continuó diciendo lo satisfecho que estaba de estar en el centro de atención del «Imperio Americano». Cerró asegurando que todos los venezolanos estaban representados en ese auditorio del TSJ lleno de jueces no electos, porque #FuckLogic.

Después del discurso, cada uno de los 32 ministros de la Revolución desfiló frente a un par de jueces de aspecto gracioso, dándoles un par de libros pesados destinados a convertirse en pisapapeles de fantasía, mientras que una viva llamada y respuesta de ¡Viva Chávez! y ¡Que viva! pasaron a segundo plano.

Fue una escena triste.

Los ministros venezolanos claramente no dirigen el país. Son sólo peones usados y descartados por la alta esfera chavista a voluntad. Sin embargo, comparten la responsabilidad de destruir el país. La ceremonia se parecía más a una especie de misa dominical espeluznante que a un acto oficial del gobierno, con los jueces envueltos en túnicas negras y rojas como si fueran sumos sacerdotes chavistas de algún tipo.

Toda la exposición de perros y ponis terminó con el recién nombrado jefe de la Corte Suprema, el asesino convicto Maikel Moreno, deseándole éxito a los ministros, y felicitándose a sí mismo en voz alta por su escrupuloso cumplimiento de la Constitución.

Si no estuviéramos tan acostumbrados, nos daría náuseas.

Sobre este autor

Sofía Carada

Sofía Carada

Dejar un comentario